Lectura del Santo Evangelio según san Lucas 6,6-11:

Un sábado, Jesús entró en la sinagoga y se puso a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada. Los escribas y fariseos estaban acechando a Jesús para ver si curaba en sábado y tener así de qué acusarlo.
Pero Jesús, conociendo sus intenciones, le dijo al hombre de la mano paralizada: “Levántate y ponte ahí en medio”. El hombre se levantó y se puso en medio. Entonces Jesús les dijo: “Les voy a hacer una pregunta: ¿Qué es lo que está permitido hacer en sábado: el bien o el mal, salvar una vida o acabar con ella?”. Y después de recorrer con la vista a todos los presentes, le dijo al hombre: “Extiende la mano”. El la extendió y quedó curado.
Los escribas y fariseos se pusieron furiosos y discutían entre sí lo que le iban a hacer a Jesús.

Palabra del Señor.

Germán Alpuche San Miguel
El Evangelio de Hoy
[email protected]

Cuando el hombre encierra su vida en el pecado y el egoísmo pierde toda sabiduría, su visión sobre la vida queda ofuscada. Es lo que ha pasado con los escribas y los hombres de todos los tiempos, el pecado los limita y lo que de suyo es bueno lo van deformando hasta llegar a atentar contra los que supuestamente tienen que defender.
En este pasaje aparece el cuestionamiento entre salvar una vida o cumplir una malinterpretada ley. ¿Qué es lo más valioso en el hombre? ¿Qué es primero la ley o la vida? ¿Y si una legislación permite ir contra la vida?.
Jesús mismo pregunta a los hombres de esta generación, te pregunta a ti: ¿qué es lo que está permitido salvar una vida o acabar con ella?. Nuestra sociedad mayoritariamente afirma que primero es acabar con la vida si es un estorbo para alguien, no importa que no se pueda defender: ¡abórtenlo¡ ¡la ley lo permite¡.
¡Atención¡, no todo lo que los hombres determinan mayoritariamente es lo mejor ni lo justo. El legislador supremo es Dios, y el contra las leyes de los fariseos Jesús defendió la vida, actitudes que le llevaron a morir crucificado por defender al hombre en su integridad. ¿Cuál es tu postura ante Dios?.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz