Los partidos de pantalón largo

Tomás Setién Fernández
El Mundo de Córdoba

Siendo Víctor Garcés el directivo más controvertido, odiado y a la vez respetado dentro del equipo de futbol de Cruz Azul, mucho tuvo que ver con la salida de la dirección técnica del portugués Pedro Caixinha, y la llegada a otro infierno camuflado de Robert Dante Siboldi, entrando el directivo tal vez dentro de una reaparición inesperada, por alguna puerta mal abierta, en compañía Alfredo Álvarez, cuando según dentro de una Asamblea realizada por gente de pantalón largo de la organización cementera en donde el punto álgido fue la exclusión precisamente de Garcés de todo manifiesto de planes y decisiones de esa empresa que en mas de una ocasión ha tenido ramificaciones de revolución con guillotina al calce.
El mismo ex jugador Ricardo Peláez acuso a Garcés de tomar decisiones que no le competían según lo descrito en la Asamblea, pero Víctor presentando amparos dados por la propia ley, que le devolvían su poder dentro de la organización del Cruz Azul, ha reaparecido entrando por la puerta grande en su carácter de Vice Presidente. Garcés teniendo más vidas que un gato por las buenas o por las malas tiene vigencia dentro de las eternas guerras civiles en Cruz Azul.
Siendo la causa del no campeonato de Liga de la apodada La Máquina Celeste en sus grandes tiempos, los líos desquiciantes que han existido por la toma del poder, dentro de su organización desde hace ya mucho tiempo en el juego.
Y luego la declaración de Garcés al momento de su reaparición, –solo fue un paréntesis, nunca nos fuimos del todo– en relación con su separación de Cruz Azul con Alfredo Álvarez.