¿Y los presidentes municipales?

¿Dónde están los presidentes municipales de la región centro de Veracruz?, ¿dónde están sus iniciativas para resolver la crisis en sus municipios?, ¿dónde los proyectos alternativos intermunicipales para contener la violencia del corredor Maltrata-Orizaba?, ¿qué hacen los cabildos municipales respecto a la falta de empleo en sus territorios?, ¿por qué no s e baja el gasto superfluo y los altos salarios de los funcionarios municipales?
Son preguntas que nos hacen llegar los vecinos y colonos de la zona conurbada que abarca unos 15 municipios urbanos y rurales de la región. Cerca de 750 mil habitantes en la región están inconformes por la falta de “oficio político” de los presidentes municipales y sus cabildos, que no hacen nada para detener la creciente inseguridad y falta de empleo a nivel intermunicipal.
Unos municipios tienen grandes terrenos (Maltrata, Huiloapan, Mendoza, Nogales e incluso Río Blanco), agua en abundancia y vías de comunicación adecuadas, para construir parques industriales y propiciar el empleo formal productivo regional. Los municipios que no tienen terrenos amplios (caso Orizaba), tienen recursos humanos con formación técnica y profesional que pudiera ocuparse en medianas empresas a instalarse en dichos parques. Lo que les sobra a unos les falta a otros, pero ello se puede complementar, siempre que hubiera responsabilidad de resolver los problemas que afectan la comunidad.
La asociación de municipios, puede hacer realidad proyectos conjuntos, única manera de poder bajar la tremenda violencia que aqueja la región. No vendrá la ayuda externa. Lo que hay que entender es que lo que no hagamos por nosotros mismos, no lo vendrá hacer el gobierno federal o estatal. Ya se lleva año y medio de gobiernos municipales y ninguno ha dado los resultados esperados por la ciudadanía. Puro discurso y “obritas” para taparle el ojo al macho. Dos calles medio pavimentadas y un par de semáforos, en varios municipios es la obra que se lleva. Gastan en nómina de personal lo que usted no tiene idea, atento lector de Diario El Mundo.
Son de uno a tres millones de pesos lo que se paga cada mes por concepto de personal de confianza y sindicalizado. Millones de pesos al año para pago de la burocracia palaciega y, unos cuantos pesos para atender los asuntos y obras que demanda la población. Vecinos y colonos de los 15 municipios que forman la zona conurbada, desde Maltrata hasta Orizaba, Santa Ana, La Perla, Ixhuatlancillo, Ixtac, Mendoza, Rafael Delgado, Tlilapan, Río Blanco, Nogales, Atzompa, todos reclaman soluciones integrales a los dos problemas principales para ellos: el empleo formal (con prestaciones laborales) y la seguridad intermunicipal. Dos cosas muy concretas que exige el vecindario.
Urge que los presidentes municipales y sus cabildos (que nos cuestan mucho dinero por todos los privilegios que tienen), se pongan a trabajar en equipos integradores, para que se atiendan los problemas intermunicipales. Urge una policía metropolitana, casetas de seguridad en entradas y salidas de los municipios, personal de respuesta rápida en vehículos compactos, radiocomunicación, cámaras. Urge tener prisiones preventivas dignas, es decir con espacios para los detenidos, área administrativa, sanitarios, agua potable, iluminación. Esto no se tiene en el 80% de las llamadas comisarías. Hemos recorrido algunas y son verdaderos muladares de discriminación. Ojalá Derechos Humanos estatal, aplique los correctivos a estas prisiones preventivas municipales. La mayoría de estas prisiones de 72 horas o preventivas, carecen de juez calificador, quedando en manos de comandantes y otros asistentes la calificación de las faltas administrativas, que la mayoría de las veces se califican sin código reglamentario, previamente aprobado por el cabildo y dado a conocer a los ciudadanos. Por ello mismo se cometen tantas injusticias y arbitrariedades en la región.
Urge poner orden a estos asuntos y aquí deben participar los cabildos municipales, ejerciendo su función de vigilancia del trabajo en comisiones y dependencias. No se está trabajando en nada en la región.
Los presidentes “pegaron de gritos”, cuando fue asesinada la presidenta municipal de Mixtla, salieron a la calle y convocaron al gobernador. ¿A qué acuerdos llegaron?, ¿cuáles los programas intermunicipales acordados?, ¿quiénes darían los terrenos para instalar algún cuartel para la policía metropolitana? Nadie propuso nada, todos fueron a que les dijeran lo que tenían que hacer, por ello nada han hecho. Ya se les olvidó lo de la seguridad, o esperan a que suceda un hecho lamentable en alguno de ellos mismos.
Hay un cinismo en materia de atención ciudadana que no hay palabras para describirlo. Como ellos tienen asegurado su sueldo elevado y prestaciones, lo demás les vale un sorbete. Es la verdad estimados paisanos, que nos leen en las páginas de Diario El Mundo cada semana. Hay una dejadez tremenda de presidentes y cabildos, que muchas veces se vuelven cómplices con tal de preservar privilegios (vales de gasolina, pago de facturas de restaurantes, viáticos, viajes, fiestas).
¿Qué hacer al respecto vecinos de los municipios conurbados?, ¿a quién recurrir?, muchos dicen, hay que ir al presidente López Obrador y acusar la incapacidad de los 15 presidentes de la región. ¿Será ello una solución al respecto? Siempre tendremos que estar esperanzados a que los asuntos y problemas locales los venga a resolver la Presidencia de México. El presidente tiene los suyos. Contener a Trump, atender la deuda millonaria que dejó la derecha (PRIAN), los robos de Lozoya y su familia, los atracos que nos dejó Peña Nieto en la hacienda federal, las presiones de los presidentes de derecha (Fox y Calderón) que intrigan en EE.UU. para que Trump presione a México con aranceles. Los robos de medicinas al IMSS, los asuntos judiciales por la cancelación del aeropuerto de Texcoco (negocio redondo de la derecha del PRIAN). Obrador tiene una agenda con muchos pendientes, no creo que atienda la región de manera pronta.
Por ello mismo, hay que sumar iniciativas intermunicipales. Los diputados federales y locales de los tres distritos (Mendoza, Orizaba y Zongolica), pueden encabezar con iniciativas la organización intermunicipal, para atender por lo menos los dos puntos propuestos: el empleo formal con prestaciones laborales y la seguridad metropolitana. No hay que hacerse que no entendemos la problemática. La violencia está alcanzando dimensiones nunca vistas. Por ello el llamado a los 15 presidentes municipales y sus cabildos, a los diputados y también a las universidades para que se involucren en la resolución de problemas. Aquí todos somos responsables de lo que pasa. Que nadie diga: “eso a mí no me importa”, porque si le incumbe.
Presidentes municipales y cabildos los invito a caminar por barrios y colonias de sus municipios, pero háganlo sin escoltas, caminando y por la tarde noche. Realicen este ejercicio ciudadano que, muchos hacemos, después de trabajar todo el día. Basta ya de estar “sentaditos” en su silla y escritorio, firmando hojas de papel en blanco, porque no ayudan a la población a salir adelante, ni en su economía familiar (bolsillos), ni en la seguridad municipal. Estamos a tiempo de atender este llamado. Después será demasiado tarde.
Saludos, atentos lectores de Diario El Mundo.

*Politólogo (UNAM, BUAP). Catedrático. Investigador Universitario. jesusgar57
@hotmail.com