Sonríe Tomás ante adversidad

Agencia Reforma

Ya digerido el trago amargo de perder ante el peor equipo de la división de Ascenso, anoche en la Copa MX, Tomas El Jefe Boy, técnico del Guadalajara, intentó contagiar de un mejor ánimo a sus jugadores en la práctica de ayer.
“Vamos a salir adelante”, mencionó El Jefe Boy, al saludar a algunos reporteros, mientras sus dirigidos se mostraban más animados, después de una sesión de calentamiento con silencios y rostros serios.
Los rojiblancos viajarán esta tarde a Chicago para preparar el partido del domingo ante el América, en una edición del Clásico Nacional de carácter amistoso, ante el receso de la Liga por fecha de la FIFA.
Ante la carga física que siente que han tenido algunos de sus jugadores, Tomás decidió que no viajen a esta gira, el defensa Oswaldo Alanís ni el delantero mexicano Alan Pulido.
Ambos jugadores se quedarán en la ciudad para tener trabajo dosificado y de recuperación física. Las Chivas perdieron 1-0 ante Correcaminos, la noche del miércoles en su Estadio, por lo que se ubican en segundo lugar del Grupo 7 con 4 puntos, a falta de partidos.
Boy sostuvo charlas individuales con Josecarlos Van Rankin primero, y con Dieter Villalpando después. No obstante, el pastor rojiblanco trató de erradicar el pesimismo en su grupo, consciente de que el descalabro en la Copa lo obliga a tener no solo una buena actuación ante las Águilas, sino a ganar el Clásico Tapatío frente al Atlas, en la reanudación de la llamada Liga MX.