Escándalo muy británico

Talavera Serdán
Quésto y Quel´otro

HUGH GRANT, ese guapetón caballero inglés que enamoró al mundo en comedias como Cuatro Bodas y un Funeral, Notting Hill, y El Diario de Bridget Jones, y estuvo en una sucesión de films nominados Oscar, como Lo que Resta del día (1993), Cuatro Bodas (´94) y Sensibilidad y Sentimientos (´95), al parecer se hartó de darnos esa su media sonrisa cautivante con la que hoy día, con la edad e inevitables arrugas, más se asemeja a un cachorrito de bulldog.
En su aparición más reciente luego de la comedia como marido devoto/protector de Meryl Streep, “la peor cantante del mundo” Florence Foster Jenkins (2016), Grant ya no sonríe tanto, y aún luce guapo y encantador.
PERO EN SU film más reciente, dirigido por Stephen Frears titulado Un Escándalo muy Británico, Hugh interpreta a Jeremy Thorpe, real ex líder del Partido Liberal, así de convertirse en Primer Ministro, se involucra en el plan para asesinar a su ahora estorboso ex amante Norman Scott (Ben ´El perfume´ Whishaw). Declaremos 2019 como el año en que Mr. Grant, a los 69, se declaró “demasiado viejo.”
“YA NO RECIBO OFERTAS para hacer comedia… gracias a Dios”, y aunque en este Escándalo aún puede apreciarse a un pícaro y sonriente -a medias-que no oculta su encanto innato, lo nuevo en él es su fisicalidad que impone (estatura, 1:80 mts) y “siniestricidad” -mi invención–, casi a nivel de villano que destapa. Y disfruta ser el tipo malo, para variar. (Ello no quita que en 2015 fuese arrestado y multado al hallársele en un auto en Central Park newyorquino con un travesti, Divine, haciéndole sexo oral. ¡El hombre cuya novia era la preciosa top model/actriz Elizabeth Hurley!. Hablemos de contradicciones.)
“ES MUY DISFRUTABLE hacer cosas diferentes. Nunca particularmente quise o pensé ser bueno como el protagonista romántico. Frears, maneja con delicadeza el material temático en montos iguales entre sátira política y suspenso, mientras que al actor le recuerda las sagas de su juventud, cuando tabloides como ”Ojo privado“, que cubrió el juicio muy público del personaje que ahora representa. ”Éramos chavos de secundaria (en los 70s), y nos divertía.“
”A very english scandal“ se apoya sólidamente en el carisma de doble cara de Grant: precisión cómica y tono ligero de maldad en mezcla perfecta. ”Él (Thorpe) fue educado como el niño especial de mamá, con gran sentido del título nobiliario, y si cualquier cosa fuese a afectarlo, como este ridículo homosexual tratando de arruinar su vida, entonces se volvía capaz de actitudes increíblemente viciosas, como un chico malcriado.“ ANTES DEL ÉXITO internacional de Cuatro Bodas, su ruta como protagonista bueno se fijó; pero en 2006-07, Grant dijo haberse ”aburrido“, de este tipo de roles, y dejó de devolver las llamadas de su agente; sin embargo, las ofertas jugosas seguían llegando, junto con la comedia (desastrosa) de 2009 con Sarah Jessica Parker, ¿Qué hay con los Morgans?, ”al punto de que ya no era yo dando la espalda a Hollywood, sino que Hollywood ya no me quería. Y no los culpo.“
PARA 2014, Grant afirma estar felizmente ”navegando en la oscuridad“, y acredita a Frears por inspirarlo de nuevo. Ambos trabajaron en Florence Foster Jenkins que le mereció nominación Globo de Oro, y le sorprendió ser llamado para este escándalo muy británico (que exhibe Amazon Prime en EU, sin fecha para México).
”Llegué a creer que Frears debía despreciarme, porque el hace estos films de prestigio -Relaciones Peligrosas, La Reina, Filomena-, y yo seguí con mis papelitos romántico-comerciales… pero fue muy generoso y amable al decir creerme ´muy bueno´ y que hiciéramos una película… creí que era puro cuento, pero resultó que no.“
ESCÁNDALO no es proyecto único con un Grant diferente. Hizo a un igualmente presuntuoso y narcicista villano en Paddington 2, y actualmente rueda una miniserie con Nicole Kidman para HBO, ”The Undoing,“ de ahí está firmado para hacer junto al también versátil Matthew McConaughey, Los Caballeros, para Guy Ritchie.
ENTONCES, tras dar la espalda a las comedias románticas. ¿está Grant listo para recuperar a Hollywood?. ”No, por Cristo, no. Estoy feliz de hacer asuntos distintos. A veces me digo `¿qué pasa aquí?. Parezco ser mejor de lo que era. Y no sé si es que las partes que estoy obteniendo son mejores… o algo más ocurrió.“
Lo dice el actor que con esa sonrisa traviesa robó millones de admiradores. Sin tener que matar a nadie.

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz.