Aumenta 50% informalidad

Pablo Salas
Cortesía

En México el número de trabajadores domésticos, agropecuarios y subordinados que carecen de seguridad social y otras prestaciones de ley, se estima equivale a 30 millones de personas.
La cifra alcanzó en el primer trimestre del año un aumento del 50 por ciento de acuerdo Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
“La economía realmente está muy mal no sólo en Veracruz, sino en todo el mundo. Las nuevas generaciones han buscado la forma de autoemplearse debido a los bajos sueldos y pocas prestaciones que ofrecen los empleos” dijo Andrés Chacón, especialista en contaduría.
De acuerdo con la organización “México, ¿Cómo Vamos?”, Veracruz se ubica en la posición ocho de 32 a nivel nacional en informalidad.
Los primeros lugares en ocupar estás estadísticas resaltan Oaxaca, Guerrero y Tlaxcala. Los tres mejores evaluados fueron Coahuila, Baja California y Baja California Sur.
“Las principales causas de esta situación tienen que ver directamente con la poca oferta de empleos, los sueldos y prestaciones. A muchos jóvenes les resulta conveniente establecerse de forma informal y trabajar por su propia cuenta, en muchos casos el trabajo informal significa el emprendimiento y autorealización”, señaló.
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), establece que el mes de abril del presente año la ocupación en el sector informal laboral alcanzó la tasa más alta en cinco años; estableciendo un porcentaje del 56.7 por ciento del total de la población en nuestro país.
Se debe considerar que todas aquellas personas que trabajan bajo las condiciones antes mencionadas, lo hacen para unidades económicas no agropecuarias que operan a partir de los recursos del hogar, sin tener registro legal, fiscal o contable.
En cuanto a los trabajos informales no cuentan con un respaldo legal o institucional para garantizar sus derechos ni los de sus empleados, por lo que no toman en cuenta la unidad económica, pues suelen ser establecimientos o negocios no registrados.
La oferta de salarios es muy baja, jornadas laborales excesivas y en algunas ocasiones sin descanso; así como falta de higiene, seguridad o material necesario para el desempeño de sus funciones.