Cubrirá Ley antilavado a criptomonedas

Foto: Pixabay.

Agencia Reforma

CdMx.- Las empresas que operan activos virtuales deberán entregar al Servicio de Administración Tributaria (SAT) los reportes de operaciones de los clientes que por su comportamiento pudieran relacionarse con dinero ilícito.

“Próximamente, nosotros vamos a tener la supervisión de los activos virtuales como una de las actividades sujetas a supervisión de la autoridad”, informó Ramón García Gibson, administrador central de Asuntos Jurídicos de Actividades Vulnerables del SAT, al participar en un foro de prevención de lavado organizado por Thompson Reuters.

García Gibson explicó que la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (Ley antilavado) obliga a distintos sectores de la economía a reportar operaciones de sus clientes que bajo los criterios de esta regulación pudieran relacionarse con dinero obtenido mediante actividades ilícitas.

Entre estos sectores se encuentran las empresas de juegos y sorteos, de tarjetas de crédito, servicios y monederos electrónicos, de prepago y cupones, de cheques de viajero, servicios de blindaje y de desarrollo de construcción, de venga de metales y joyas y obras de arte, entre otras.

A estos sectores se sumarán las empresas de compran, venden e intercambien monedas virtuales, como Bitcoin y Etherium, ya que al reportar a usuarios que presenten comportamientos distintos a lo habitual, la autoridad podrá identificar a los responsables del lavado.

“Es un tema que está considerado como las principales herramientas en el tema de lavado de dinero, identificar al dueño beneficiario. Quién está detrás de esa otra venta, de esa comida de vehículo por ejemplo y existen mecanismos que nos sirven para llevar a cabo este tema”, mencionó García Gibson.

Actualmente, la venta de monedas virtuales se realiza mediante casas de cambio electrónicas como Bitso, donde los usuarios tienen una cuenta bancaria para hacer transacciones.

Sin embargo, también existe un mercado negro donde no existen mecanismos para identificar a los dueños de las monedas virtuales.