Bebé podía hablar con los chanencas

Rogelio Rodríguez Pérez
Colaboración

Yehualtepec.- Mencionan los ancianos que en el pueblo de San Simón Yehualtepec existían los chanencas, estos se encontraban en los cerros, en el Yecahuistec, en el rincón Coatepec y en los teteles de Tecamachalco el viejo; eran unas víboras grandes y gruesas, tenían plumas, eran gentes, en aquellos tiempos los hombres subían al cerro que eran montes espesos de vegetación y las veían. Según cuentan los ancianos.
Ahí en el pueblo vivía un matrimonio que procreó un hijo,la señora era muy humilde y respetuosa, su hijo nació con un“don”, el de saber la lengua de los chanencas, a los tres meses de haber nacido el niño, un día su madre le estaba arrullando para que se durmiera, el niño estaba acostado en una tilma, sobre la tierra, y con mucho amor, la madre ve bien el rostro del niño para ver si estaba durmiendo, yel niño de momento habló y dijo “mamá para el lunes que viene van a venir unos hombres y ellos dijeron que van a quitar el sonido de la campana mayor”, el niño se calmó, la madre levantó al niño y lo abrazó y le dijo -“hijo mío que has dicho”, el niño no contestó y se durmió. La madre se espantó porque habló el niño de tres meses de nacido, ella no quiso decirle a su esposo, porque no le iba a creer lo que el niño había dicho,la mamá ya no lo dejaba dormir en el suelo, siempre lo tenía en los brazos o cargándolo en el hombro, una tarde de momento habló el niño, y dijo “¡mamá para mañana a las doce del día van a venir los chanencas y dijeron que le van a quitar el sonido a la campana mayor, avísale rápido al pueblo, para que se junte la gente y no se acerquen los chanencas”;la madre escuchó y se espantó y dijo ¿yo?hablarle a la gente ¿cómo le voy a hacer?la madre quería desobedecer, al día siguiente al amanecer el niño habló y dijo -mamá a las doce llegan, mira me llevas contigo, subes corriendo por la escalera de caracol de la iglesia, llegando hasta arriba me abrazas fuerte y yo voy a defender la campana mayor“.
La madre pensó cómo leva a hacer, sale de su casa y se va corriendo a la iglesia, les habla a los encargados del lugar y les dice lo que el niño ordenó, la señora dijo ”rápido llamen con campanas para hablarle a la gente“, el sacristán tampoco creía lo que la señora decía, la señora exigía, el sacristán de inmediato subió a la torre de las campanas tocando la campana mayor que era la única campana más grande, comienza a jalar la reata del badajo que era muy pesado, rápido comenzó a llamar tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan, tan doce campanadas rápidas, esto quiere decir las doce horas, al escuchar las campanadas la gente se reunió de inmediato espantada, ala señora no le dio tiempo de avisarle a la gente del pueblo, cuando de momento dice el niño ”mamá sube rápido a la torre“, la mamá subió corriendo y llegó junto a la campana mayor, y el niño le dijo”mamá abrázame fuerte y acércame a la campana“, el niño abre los brazos de orilla a orilla de la campana mayor ”empezaron a caer rayos y centellas encima de la campana y los rayos retachaban, se veía como lumbre de color azul, la gente se espantó“,no veían a la señora ni a el niño, al terminar todo quedó en silencio, ”el niño jaló la reata del badajo de la campana mayor y el sonido fue el mismo“.
En una reunión del Consejo de ancianos en La Casa de Cultura Macuilxochitl fue narrada esta leyenda por el Sr. Gregorio Fernández Flores a la edad de 78 años, ”su leyenda es hagamos historia a través de la cultura“.

Mi buen amigo joven…
Una atenta invitación a los jóvenes de esta comunidad de un viejo amigo de este lugar llamado Royer. Hace 30 años escribí un refrán que llegó a manos de tu padre, exhortándolo para ser un buen padre en el futuro.
Y ahora que me lo recuerdan, lo escribí hace tiempo, pero ”no recordaba“. Ahora pasado el tiempo preguntó ¿lo hiciste? La respuesta fue sí, vea usted que esas bonitas palabras que dijo, esas recomendaciones me remontaron a escuchar su voz, con aquella alegría, dando un mensaje a los jóvenes para el futuro, y al verlo a usted recordé.
Ahora se amplía un poco a las nuevas generaciones de jóvenes, señoritas, señoras, señores y hasta la gente de más edad. Como eres el futuro darás el mensaje a tu familia, especialmente a tus hijos, nietos, nietas y demás miembros de tu linaje. Actúa, ”porque“ estas a tiempo todavía de inculcarles valores”. Necesitas mucha voluntad y decisión, mi buen amigo joven, hazlo.
Te comento que lo interesante en nuestro caminar por la vida es que dios nos envió a este mundo con una misión específica. Desde que tuviste uso de razón, tienes que revisar los años que llevas en ese camino, porque en los pasos que damos, hay caminos diferentes, a veces hay piedras que hay que saltar porque la vida nos pone obstáculos. Yo te recomiendo amigo joven y no hablo sólo porque tengan 20 o 30 años, NO, yo me refiero desde que empezaste a tener uso de razón.
Lo que encuentras en este escrito son algunas recomendaciones para que con los pasos que estás dando desde ahorita, busques siempre prepararte profesionalmente para que tu vida en el futuro no esté llena de complicaciones y puedas ayudar a los demás. Recuerda que la familia es la base de la sociedad; así que primero hay que empezar con tus hermanos, primos, sobrinos, tíos, entre otros. Sin embargo, te aconsejo ser un joven accesible para guiar a las personas mencionadas. Es decir, ir liderando a tu familia por buen camino.
Amigo joven, te aconsejo en primer lugar a ti que cuidar a tu familia, que lo hagas por el buen camino, porque tú serás el pastor que guíe a sus ovejas. Te advierto que habrá lobos que estarán persiguiendo, andará a la caza a cualquier tropiezo. Debes tener mucho cuidado, aunque eres fuerte y valiente. Querido amigo, no estás solo aquí está tu amigo, quien te va a guiar en las buenas y en las malas. Dios estará contigo para siempre.
Si te hablo así, es por experiencia, porque quiero advertirte que el caminar en la vida es difícil, con muchos tropiezos. Es una recomendación que nos dice en el libro del Profeta AMOS. 5 14 15 21 24.
Esto dice el señor; busques el bien, no el mal, y vivan, y así estará con ustedes. Como ustedes mismos dice el señor. Dios de los Ejércitos. Tengan piedad sobrevivientes.
Jóvenes, hombres, adultos de mayor edad, mujeres y demás gente, cuiden mucho a sus hijos de que no den malos pasos en la vida. Acuérdense que dios nos prestó a nuestros seres queridos para educarlos, administrarlos y guiarlos por el buen camino de la vida y dejar un buen testimonio para ellos y para ti mismo. Además, acuérdate que al final de nuestra vida entregaremos cuentas ante Dios.
“Mis buenos amigos” estas palabras que digo son una invitación para reflexionar, ayúdame a guardar este papel. El día de mañana te servirá para leerlo ante tus hijos, hijas. El testimonio que dejo es para toda la familia y la comunidad. Sirve para comulgar con los demás, es decir, evangelizar para el bien común y enseñar a respetar desde niño, joven y anciano a los demás, sobre todo a los maestros, a la autoridad y a las personas adultas, porque así es nuestra cultura.
Nunca debemos dejar nuestras costumbres y tradiciones. Sobre todo enseñar a respetarnos nosotros mismo, para que después nos respeten los demás. Quiérete a ti mismo para que te quieran los demás y amar al prójimo como a ti mismo. Amigo joven no te canses por tanta letra que he dicho. Recibirás diez escritos mas, ahora te dejo un refrán que dice así:

Ten mucho cuidado lo que piensa el hijo de su padre.
A los 7 años un niño es un sabio,todo lo sabe.
A los 18 años le parece que su papá se equivoca en cosas que dice.
A los 20 años, cree que su papá está atrasado con las ideas de su época.
A los 25 años, dice que su viejo no sabe nada, pues empieza a chochear.
A los 45 años, no sabe si ir a consultar, con “el viejo” sobre un asunto, tal vez pueda ayudarme.
A los 55 años, se lamenta de que esté muerto “el viejo”. Porque tenía buenas ideas y una clarividencia notable.
A los 60 años,pobre papá era un sabio, lamentablemente nunca lo comprendí,es demasiado tarde.
Mi buen amigo joven, después de esta reflexión, espero que te acuerdes de estas palabras que dejo escritas en papel. Es un texto sencillo con muchas palabras repetidas, pero aquí se encuentran muchas respuestas de nuestro pasado. Ya que nuestro pueblo se encuentra “muy triste en su historia”, pues en aquellos tiempos, nuestros antepasados tenían mucho respeto al prójimo. Con aquel amor, cariño y respeto, deseo que sigan preservándose los valores de nuestra cultura.