Lamenta Iglesia ola feminicida

Carmen Lara
Cortesía

Ante la ola de feminicidios que se han vivido en el estado, “es lamentable e indignante saber que Veracruz ocupa el primer lugar en esta realidad, como sociedad debemos promover más medidas prevención y protección, consideró que esta situación se debe atender de modo emergente”, señaló el padre Helkyn Enríquez Báez.
“Debemos generar una cultura de no omisión, de no silencio, para prevenir que sigamos viendo más feminicidios”, señaló.
Existen situaciones que se deben atender de manera emergente, existen en la sociedad civil y algunas organizamos no gubernamentales medidas que están estableciendo de solidaridad, jóvenes hombres que se ofrecen a acompañar a las mujeres, vecinos vigilantes, entre otras más, todas con el mismo fin, prevenir que se siga propagando esta ola de violencia.
Una de las cosas más importantes que se deben realizar, es la promoción de la denuncia cuando se escuche que existe un novio o esposo que esta maltratando a una mujer.

Deshumanización
La deshumanización en la sociedad ante los feminicidios es un riesgo que se corre y también en el cual nosotros los comunicadores podemos ser instrumentos, para que la sociedad y las personas al ver una página roja no digan “pues es uno más”, no debemos acostumbrarnos a la violencia, porque no es normal la situación que estamos viviendo y no debemos hacerlo ordinario, argumentó Enríquez Báez.
“No es normal que una mujer tenga miedo, que se esté cuidando la espalda cuando camina por la calle, no es normal esta situación y no la deberíamos de vivir, requerimos hacer algo como sociedad para que podamos restablecer la seguridad de los sectores vulnerables” señaló.
La incidencia que se tiene en este tipo de delitos es alarmante y preocupante pues no se sabe exactamente hacia donde se dirige el estado, pues ya se ha colocado en el primer lugar, como sociedad es primordial exigir que se establezcan las medidas necesarias de modo adecuada, sobre todo porque el machismo no se va a terminar sin una nueva educación.
“Creo que aquí no se trata de machismo, ni feminismo, se trata del reconocimiento de que hombres y mujeres que merecen el derecho fundamental que es la vida, el respeto a ella y su protección”, concluyó.