Declaran inhabitable colonia Juan Pablo II

Yamilet Gámez
El Mundo de Orizaba

Acultzingo.- La colonia Juan Pablo II será declarada inhabitable, las autoridades determinaron que las 36 familias no pueden regresar a sus viviendas, por el momento permanecen en el refugio y otros con familiares.
Debido a que en tres meses los deslaves causaron daños en la colonia se determinó reubicar a las familias para ello las autoridades locales tendrán una sesión de cabildo para analizar las opciones a ofrecer a los habitantes.
“En la colonia Juan Pablo II es pérdida total, las familias ya no van a regresar a esa zona porque ya no es seguro para ellos vivir ahí, las familias han decidido ya no vivir ahí ellos quieren una reubicación”, agregó el alcalde Rene Medel Carrera.
Será en reunión con el Cabildo donde se Determine qué solución se le da a las familias para la reubicación de por lo menos 36 familias afectadas por los deslaves del Cerro El Coyote uno en el mes de junio y otro el jueves pasado.
“Pedimos al Gobierno del Estado que nos envíe a las personas adecuadas para que nos ayuden con la reubicación de las familias.
Necesitamos esta obra para las familias, son varias familias las que deben ser reunicadas y el gobierno municipal necesita la ayuda del gobierno estatal para sacar adelante a las familias”.
Desde junio se registró el primer deslave en la colonia Juan Pablo II, la población quería una reubicación, sin embargo, esto no fue posible debido a que el gobierno local no tuvo el suficiente respaldo del Gobierno Estatal.
“Desde junio pedimos el apoyo para los afectados en Juan Pablo II, lamentablemente ahora tuvimos una pérdida humana”, dijo el edil.
El jueves por la noche comenzó la lluvia normal, pero como ya había un cause por el deslave pasado, la magnitud se salió de control, trabajamos todo el día para encontrar a la persona que falleció, la Fiscalía se hizo cargo, se llamó a una funeraria y nos encargamos de los gastos.
Necesitamos víveres para las familias que van a seguir en el auditorio ”Fidelidad“ que se habilitó como refugio para los damnificados que perdieron su patrimonio.