Blindaje, llega tarde: Canacar

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

El blindaje de la zona limítrofe entre Puebla y Veracruz llega tarde. Llega después de una alta incidencia de robo de vehículos en carretera, de mercancías, delitos contra la salud, homicidios y secuestros.
Sin embargo, se espera que esta estrategia se implemente de manera permanente y que pronto dé resultados.
Lo anterior en opinión de Enrique Rustrián Villanueva, presidente de la Asociación de Transportistas de Carga de la zona Centro del Estado de Veracruz y Delegado de Canacar, quien señaló que desde el 2006 iniciaron los delitos de alto impacto en esta zona, y desde entonces se tuvieron que tomar medidas entre los gobiernos de ambos estados para no dejar crecer los delitos a las proporciones en que están hoy en día.
Los gobernadores de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, y de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, acordaron blindar 69 municipios limítrofes entre ambas entidades donde operan bandas del crimen organizado.
Este blindaje entrará en vigor a partir del 1 de septiembre y se instalarán bases de operación, retenes itinerantes y se implementarán acciones conjuntas para vigilar 33 municipios de Puebla y 36 de Veracruz.
Al respecto, Rustrián Villanueva, señaló que los transportistas aplauden la decisión de las autoridades de ambos estados, pero consideran que las acciones llegaron tarde porque los delitos de alto impacto en esta zona se han incrementado considerablemente, dejando a miles de víctimas en estos años.
Señaló que la estrategia de combate al huachicol, vino a incrementar el delito de robo a los transportistas, no solo despojando de las mercancías sino muchos de los operadores siendo víctimas de lesiones, secuestros y homicidios.
Dijo que es importante que ambos gobernadores deban de compartir datos de la incidencia delictiva y compartir gastos. Pero lo que más se requiere, es que esta estrategia sea permanente y con resultados latentes.
Consideró que es necesario que no nada más sea un operativo de unos días sino una estrategia permanente para garantizar la erradicación de los delitos en esta zona limítrofe de ambos estados. Y es que si no, se corre el riesgo de que solo por un tiempo dejen de operar estas bandas delictivas y posteriormente, cuando las autoridades retiren el operativo, vuelvan a delinquir.
Los transportistas, dice, demandan que se instale un arco de seguridad que sí funcione o destacamentos que estén tanto en la zona de Puebla como de Veracruz, y que trabajen en conjunto sobre un proyecto permanente.
“Qué bueno que decidieron implementar este operativo, pero sí llegó tarde. Lo que queremos son resultados inmediatos, de ya”, puntualizó.