Culpan de tragedia a las autoridades

Yamilet Gámez
El Mundo de Orizaba

Un nuevo deslave se registró este jueves en las colonias Juan Pablo Segundo y Tiro al Blanco, de Acultzingo, dejando como saldo una persona muerta y 38 familias evacuadas.
Además, daños en unas 16 viviendas, que resultaron pérdida total debido al nuevo deslizamiento de material pétreo, lodoso y rocoso.
En el reporte de Protección Civil estatal se reveló que una persona de 58 años, reportada como desaparecida, fue hallada debajo de los escombros.
Ayer desde temprana hora, por la Calle de la Amargura, que es el acceso principal hacia las colonias Juan Pablo II y Tiro al Blanco, se podía ver a hombres cargando en sus espaldas refrigeradores, lavadoras y sillones, mientras que las mujeres salvaban un poco de ropa, calzado, utensilios de cocina y muebles.
Apenas el pasado 4 de junio, en este mismo sitio dos personas resultaron heridas por el desgaje del Cerro El Coyote; en ambas ocasiones tras las fuertes lluvias que cayeron en la región.

Culpan a autoridades
Por ese antecedente, los pobladores responsabilizan a la Secretaría de Protección Civil estatal, y a los Gobiernos estatal y municipal por no atender la petición en su momento, pues debieron reubicarlos para evitar otra tragedia, como la que ocurrió el jueves.
“Ya habíamos pedido que nos reubicaran, se supone que Protección Civil estatal enviaría a los evaluadores desde junio (cuando ocurrió el primer deslave) y no sabemos qué pasó, por qué razón no nos apoyaron; ahora son ellos los responsables: el alcalde René Medel Carrera es responsable por no insistir, y los de Gobierno del Estado por no darnos una solución; son responsables de esta tragedia”, dijo Verónica López, una de las afectadas.
En el mismo sentido se pronunció el alcalde, René Medel, pues tras el primer deslave en junio, esas colonias ya habían sido consideradas como zona de emergencia.
“Yo no critico a nadie, pero por parte del Estado no ha habido apoyo, del Gobierno federal tampoco, cuando ya era una emergencia”, dijo.
Se hizo la solicitud de apoyo a los gobiernos estatal y federal para reubicar en un lugar más seguro a estas familias, ya que desde la primer barrancada, ya era una seña que no había seguridad para que ellos vivan en este lugar.
Pero los vecinos, al carecer de recursos, deben quedarse a vivir allí, al borde del peligro y retando a la muerte, reclaman.

Nuevo deslave
En la comunidad Potrero, también en Acultzingo, la lluvia provocó otro deslave ayer por la tarde, afectando unas cinco viviendas que quedaron en pérdida total, y dañando las propiedades de 60 familias.