Una vida juntos

Gianny Hanmed P.
El Mundo de Tehuacán

Grandioso e inolvidable fue el día que vivió Don Isidoro Garcia y su esposa, la señora Minerva Vega, pues celebraron 50 años de caminar de la mano cobijados por el gran sentimiento de amor que perdura en ambos, traduciendo este festejo en las admirables bodas de oro.
Fue en la iglesia de Cristo Rey dónde se ofició una misa de acción de gracias, la cuál fue protagonizada por la pareja de que todo momento mostraron su gratitud al creador, elevando oraciones para encomendar sus vidas a él y así continuar siendo un ejemplo en sociedad como un matrimonio fortalecido.
En aquel recinto, Isidoro y Minerva renovaron sus votos matrimoniales, haciendo de esta ceremonia uno de los momentos más emotivos de esta fecha tan especial y significativa para todos.
Al finalizar la misa, los festejados se dirigieron al lugar previsto para cobijar la celebración social de esta renovación de votos, esto en compañía de sus allegados, es decir, amigos y familiares, quiénes no perdieron la oportunidad de expresar sus felicitaciones y buenos deseos mientras hacían entrega de algunos presentes.
Ahí, mientras las notas musicales brindaban mayor alegría al festejo, todos disfrutaron de un exquisito platillo, el cual fue acompañado de refrescantes y ricas bebidas, creando así un ambiente agradable, prevaleciendo además algunas charlas referentes a la historia de amor de los tiernos enamorados.
Esta fecha sin duda alguna fue inolvidable para Isidoro y Minerva, ya que además estuvieron rodeados por el cariño del fruto de su amor, es decir sus hijos y nietos, lo cual hizo de este día algo mágico y sobretodo especial.
¡Felicidades!