¿Cuántas veces empezamos?

Una mejor manera de vivir
Tere Gómez Torres

Un lunes decididos a hacer dieta? (y abandonamos al primer postre)
… una idea de negocio que nos parece genial? (y nos quedamos al rato solo con la idea)
… un libro que siempre quisimos escribir? (pero nunca pasamos de las primeras frases)
… una carrera o hobby que nos encanta? (pero nos da mucha pereza ir a la clase)
¡Nos pasa a todos!
Sí… Todos hemos empezado alguna vez algo y no lo hemos terminado.
Pero hay algo todavía peor que “eso” que se queda sin hacer: y ese algo es la frustración, el enojo y la ansiedad que eso nos causa.
Pero entonces, si no nos gusta dejar las cosas empezadas, ¿Por qué no las terminamos? Muy fácil…
Porque Nos cuesta tener disciplina..
Porque Nos cuesta mantenernos enfocados en nuestra tarea.
Porque Nos cuesta cambiar de hábitos (y hacerlos más saludables).
Y Porque Nos cuesta mantenernos en el camino hacia nuestras metas.
Muchas personas creen que terminar lo que se empieza es simplemente una cuestión de fuerza de voluntad… Y noestoy de acuerdo.
En el fondo todos tenemos fuerza de voluntad, pero hay algo más que solo algunos tienen y que los ayuda a lograr todo lo que desean
sean cuáles sean sus metas y objetivos.
Es “ese algo” que los hace levantarse a la mañana haga frío o calor
solo para hacer ejercicio; “ese algo” que les hace decir no a los dulces; “ese algo” que les impulsa a sentarse a escribir a pesar del cansancio y las mil tareas por hacer.
Y “ese algo” no tiene nada que ver con que esas personas sean “especiales” o “diferentes”. No.
Lo que ocurre es que esas personas tienen foco y disciplina mental, una gran habilidad innata que todos tenemos al nacer pero pocos seguimos usando con el paso de los años.
Sí… todos tenemos foco y disciplina mental al nacer (piensa sino en un bebé a la hora de comer.
Pero si con el paso del tiempo no seguimos ejercitando esa habilidad… Termina debilitándose hasta quedar “casi oculta”.
Y con el foco y la disciplina ocurre lo mismo que con los músculos: cuando más los ejercitas, más se fortalecen!
Entonces…
Si pones a tu mente en acción un poco cada día, aprenderás a relajarte, a centrarte en el presente, a concentrarte y enfocarte en cada cosa que hagas con todo lo que eso implica…
Y tu poder de foco y tu disciplina se fortalecerán cada vez más.
>> Y lo mejor es que solo necesitas 15 minutos diarios.
Una vez logras foco y disciplina, automáticamente…
Mejora tu rendimiento y, por tanto, aumenta tu productividad. Eres capaz de aprender más en menos tiempo Surgen ideas justo cuando las necesitas “como un regalo caído del cielo” El estrés desaparece y comienzas a sentirte cada vez más vital Tu estado de ánimo aumenta, y cada vez te sientes con más energía… Estás de mejor humor y eso te permite relacionarte mejor con los demásY mucho, mucho más.
Imagina que empiezas esa dieta que te produce grandes resultados en 30 días, imagina que tienes un libro pendiente de revisión, imagina que por fin empezaste a asistir a ese curso…
Piensa cómo te sentirías… Definitivamente:
La voluntad no es nada sin una estructura sólida detrás.
Y no te cuesta mucho lograr todo eso: solo 15 minutos al día.
Más o menos lo que tardas en prepararte un sandwich, darte una ducha o mirar ese programa en la TV.
Enfócate en lo que quieres y realízalo.
Tu Mundo es como tu eres. Obsérvate y compruébalo y cuando lo aceptes…busca el cambio.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz