El juego de la vida

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Cuenta retrospectiva para que caigan las bombas mortales sobre el equipo del Veracruz, o pleno proceso de resurgimiento y de saneación de toda clase de males, comenzara hoy a partir de las siete de la noche en la cancha del Estadio Luis Pirata de la Fuente y Hoyos, cuando los porteños estén recibiendo al San Luis Potosí, un equipo que vaya que si dejo su invencibilidad en el pleno infierno de la Liga de Ascenso, en donde consiguió llegar a la Primera Nacional invicto, sobre todo hablando y redactando del segundo torneo en el infierno, en donde dobleteó título.
Los Tiburones que por momentos fueron de un rojo intenso, jugando ante los Pumas en un muy recordable primer tiempo el pasado domingo, van a tener dos partidos en casa, el primero ante el ya descrito San Luis, y a los pocos días contenderán ante el sorpresivo Querétaro, hechos que deben de aprovechar para ya olvidarse de dos asuntos de plenas pesadillas, como el alcanzar al escuadrón maldito del Derby Country en el hecho de tener más partidos consecutivos sin victoria en el mundo total del balompié rentado, estando solo a un cotejo de igualar tamaño y despreciable récord, y el principal, el agarrarse a veinte uñas para evitar un nuevo descenso, que ahora si ni con todo el oro y la plata del mundo, de llegar, volverían al infierno. Estando dentro de esas tablas más negras que la noche, tan comunes en las épocas actuales del equipo del Veracruz, apareciendo en el segundo sitio en cuanto al numero de ocasiones en que los escualos han medido el suelo descendiendo, solo superados por el Zacatepec que posee cinco entradas al infierno, disfrazado de purgatorio en el futbol mexicano profesional, por cuatro de los Tiburones.
Previéndose a partir de la inauguración de la fecha seis del Torneo de Apertura 2019, cotejos que serán verdaderas guerras para el Veracruz, que si sostiene aquella férrea voluntad que apunto sobre los Pumas el pasado domingo de pelear con todo, llevando por delante a un portero punto menos que extraordinario, bien se podría dar el milagroso cambio que para muchos es una real falacia.
En solo noventa o más minutos, según el árbitro en cuestión, ante San Luis el escuadrón jarocho va en pos de su partido mas importante de la actual temporada, de no ganar, pese a la enorme voluntad de jugadores para nada a tope de calidades, exceptuando a su arquero Jurado, todo estará ya decidido, apenas en el inicio de la fecha número seis de un torneo que puede terminar enroscándose como víbora, para nada de la mar, en el cuello jarocho.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz