Daña canícula a citricultores

Antonio Arragán
El Mundo de Córdoba

Región.- Al igual que cafetaleros y cañeros, citricultores se declararon en quiebra y pidieron apoyos emergentes al Gobierno federal por las afectaciones que han dejado las altas temperaturas de la canícula y el desplome  del precio del kilogramo de limón persa que pone en riesgo a productores de los municipios de Carrillo Puerto, Cuitláhuac y Yanga, donde el calor secó más de 300 hectáreas de sembradíos.
Carlos Carrillo, integrante de la Unión de Producto Limón Persa, evidenció que cada semana aumentan las afectaciones a este sector, debido a que el kilogramo en algunos mercados se cotiza a menos de 5 pesos, cuando en otras temporadas altas supera los 15 pesos, aunado a las altas temperaturas que han acabado con las siembras que carecen de sistemas de riego.
Debido a los bajos precios que alcanzó el cítrico, mencionó que algunos productores optaron por dejar caer la producción, ya que no les resulta contratar personal para labores de cosecha, pues a cada jornalero deben pagar 200 pesos diarios y la reja de limón se vende en 30 y 50 pesos según la región.
“La canícula propicia plagas en todas las áreas del campo, esta vez nos tocó a los productores  enfrentar las plagas y bajos precios que se pagan en los mercados, hace uno días elaboramos una petición por escrito para el Gobierno Federal. Le solicitamos ayuda como a los cañeros y cafetaleros, esperemos que también rescate esta área del campo”, dijo.
Pese a la aportación de pruebas para solicitar ayuda económica, según el número de hectáreas dañadas por la canícula y desplome de precios, refirió no haber recibido respuesta alguna, lo que desalienta más al sector, quienes dijo analizarán otras opciones para subsistir, debido a que señaló que en estos municipios subsisten con más de 2 mil familias de esta actividad.