Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 19,27-30:

En aquel tiempo, Pedro, tomando la palabra, le dijo a Jesús: “Señor, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido, ¿qué nos va a tocar?”. Jesús les dijo: “Yo les aseguro que en la vida nueva, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, ustedes, los que me han seguido, se sentarán también en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.
Y todo aquel que por mí haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o padre o madre, o esposa o hijos, o propiedades, recibirán cien veces más y heredarán la vida eterna. Y muchos primeros serán últimos y muchos últimos, primeros”.
Palabra del Señor.

El que ha dejado, recibirá. El que ha seguido a Jesús en la humillación, compartirá su gloria. Esta es la doble respuesta de Jesús a Pedro, y en él, a todos los cristianos que en este tiempo tan convulsionado y lleno de persecuciones ideológicas permanecen fieles a la verdad de la fe.
Jesús aprovecha para insinuar el destino futuro de los cristianos, de aquellos que lo han seguido, seguimiento hasta lo profundo de la pasión, del desprecio, e incluso hasta la impotencia de la muerte, luego hasta la altura de la gloria y del poderío en el trono del Mesías al fin de los tiempos.
El pueblo de Dios constaba de doce tribus, según testimonio de la Escritura. Las doce tribus tienen que ser reunidas al final de los tiempos, en ellas se presentará el pueblo de Dios en gloria. Pero las doce tribus, de las que aquí habla Jesús, son las tribus del nuevo Israel, engendrado por Dios y redimido por Jesús.
Es una gran imagen que se ofrece a Pedro. También es una imagen para nosotros, la Iglesia peregrina edificada sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, que marcha hacia el juicio de su Señor y de sus apóstoles.
Nosotros estamos llamados a participar con Jesús en su gloria. Si nosotros nos sentaremos a juzgar a las naciones, hemos de ser fieles a los mandatos de Dios en lo cotidiano de nuestra vida; Jesús es el Señor de la historia y Juez universal de toda la humanidad.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz