Van en busca del sustento

De la Redacción

Tepeaca.- Mujeres cargadas con petates, canastos y aventadores de otate, buscan un ingreso económico. Ellas emigran de su lugar de origen para poner a la venta lo que elaboran con sus propias manos.
Es el caso de las mujeres de San Antonio Juárez, Tzicatlacoyan, Puebla quienes traen a vender artículos elaborados con otate o bambú mexicano, como algunos le nombran, son humildes pero muy trabajadoras.
A decir de ellas, les da pena comentar de los productos que elaboran, por temor a ser víctimas de asaltos, porque ya les ha sucedido y dicen que si no les da confianza una persona, mejor no se acercan a venderle.
Mencionan que juntan el otate, principalmente las varas largas y deben seleccionarlas con cuidado, porque este material raja las manos y no todo sirve para elaborar sus artículos, los hombres en su mayoría llevan a cabo la elaboración de los canastos grandes y medianos, las mujeres generalmente más grandes elaboran los petates y las más jóvenes los aventadores.
Cuando recolectan este, en su mayoría lo deben de cortar cuando aún está verde, lo que hace más difícil la recolección, el cual almacenen en sus viviendas para ser utilizado posteriormente.
Es una labor difícil, pues por ser hechos a mano, cuando ya se tienen las diferentes varas, hay que tener cuidado en sacar y meter el otate para irle dando forma a la pieza a elaborar, por lo que estas mujeres no se libran de cortarse las manos, durante la elaboración de petates, canastos, aventadores, fruteros, tortilleros y paneras.
Por lo que para obtener un ingreso económico, dejan desde muy temprano sus hogares, toman sus artículos que han elaborado en el transcurso de varias semanas y con ellos a cuestas abordan el camión que las llevara a su destino, en este caso Tepeaca, pues los domingos son los mejores días para que ellas oferten sus productos entre los turistas y obtengan un ingreso económico para ayudarse con sus gastos del día a día.