Sigue ‘en el aire’ el caso Alonso

Andrea Castillo 
El Mundo de Tehuacán 

A más ocho meses de haberse desplomado el helicóptero en donde viajan la entonces gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso y su esposo, Rafael Moreno Valle, la DGAC informó que los componentes de los controles de los rotores principal, de cola, transmisión y caja de 90°, no presentaban evidencias de falla antes del accidente.
A través de un comunidado, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) reveló los avances de la investigación técnica del accidente y señalaron que los dos motores estuvieron en funcionamiento al momento del impacto, pero los componentes de memoria interna que podrían confirmarlo resultaron dañados, lo que obstruyó las investigaciones. 
Indicaron que aún falta analizar si el mantenimiento del rotor principal se apegó a los procedimientos establecidos por el fabricante, además, los audios de la tripulación no revelaron un comportamiento inusual.
Cabe mencionar que los dos motores inspeccionados en Canadá, ya están en México almacenados en el Aeropuerto Internacional de Puebla, bajo vigilancia y resguardo de la Fiscalía General del estado (FGP). 
De manera conjunta, autoridades internacionales, representantes de los fabricantes e investigadores de la DGAC, siguen indagando las posibles causas electromecánicas que pudieron provocar la pérdida de control de vuelo.