Lloran a Don Sergio Obeso

Armando Landa
Corresponsal

Xalapa.- En una conmovedora misa Exequial, se dio el último adiós al Cardenal Sergio Obeso Rivera, cuyos restos mortales fueron sepultados en una cripta de la Catedral de esta ciudad, en medio de lágrimas y aplausos que se prolongaron por varios minutos.
Ante cientos de feligreses, cardenales, arzobispos, obispos de las Diócesis del estado y el país, sacerdotes, religiosas, políticos y familiares de Monseñor Obeso Rivera, la Catedral de Xalapa resultó insuficiente para despedirlo de esta vida terrenal.
Muchos católicos de diversas partes de la entidad que ya no pudieron ingresar a la Catedral, a través de pantallas presenciaron la Misa y la sepultura del también Arzobispo de Xalapa por más de 28 años, en la plaza Lerdo y en los bajos de Palacio de Gobierno.
En el ataúd sencillo que pidió Monseñor Obeso, como su última voluntad, colocaron el bonete y capello cardenalicio que recibió el año pasado del Papa Francisco, así como las banderas del Vaticano y de México.
Los restos mortales del Cardenal fueron depositados en una cripta que se ubica a un costado donde reposa el Obispo San Rafael Guizar y Valencia, así como los Arzobispos Manuel Pío López y Emilio Abascal Salmerón.
El sucesor de Don Sergio Obeso Rivera, como pastor de la Arquidiócesis capitalina, el Arzobispo Hipólito Reyes Larios, celebró la misa Exequial y en su homilía significó la gran labor y dedicación que Monseñor Obeso ofreció a la gente, a Dios y a la Iglesia Católica.
“Compartimos hermosos momentos, compartió siempre sencillez y humildad que siempre le caracterizaba, el domingo pasado, nuestro Arzobispo Emérito llegó al final de esta vida terrena y con toda seguridad ha renacido y ha recibido el premio de los fieles servidores de Dios y se le ha otorgado una mansión en los cielos”, evocó.
Tras hacer una amplia reseña de la vida y obra del líder religioso fallecido a los 87 años de edad, de los cuales más de 65 años dedicados a la vida consagrada, a partir de su ordenación sacerdotal en la Ciudad de Roma el 31 de octubre de 1954, destacó:
El Cardenal Obeso Rivera se ordenó como presbítero, justamente al cumplir 23 años de edad, pues él nació el 31 de octubre de 1931; su primera misa que celebró fue en la Basílica de Guadalupe, en la Ciudad de México.
El 30 de abril de 1971 es designado Obispo de Papantla, con sede del Obispado en Teziután, Puebla; el 18 de enero de 1974 fue nombrado Obispo Coadjutor con derecho a sucesión de la Arquidiócesis de Xalapa y a la muerte del Arzobispo Emilio Abascal Salmerón, el 12 de marzo de 1979, Obeso Rivera se convirtió en el tercer Arzobispo de Xalapa.
El 10 de abril de 2007, el Papa Benedicto XVI aceptó la renuncia de Obeso Rivera como Arzobispo de Xalapa, por haber cumplido 75 años, edad límite para desempeñar el cargo, convirtiéndose así en Arzobispo Emérito.
Y el 28 de junio de 2018, el Papa Francisco nombra a Monseñor Obeso Rivera como Cardenal, un hecho que el mismo Don Sergio Obeso no se lo esperaba, confesó Monseñor Reyes Larios.
La señora Estela Chedraui Obeso, sobrina del Cardenal Sergio Obeso Rivera, en nombre de su familia, con voz pausada por el llanto, dijo que su tío fue un gran ser humano con los suyos y con todas las personas que lo rodearon.
“Fuimos testigos de que él nos regaló su cariño de hijo, tío hermano, siempre fraterno y enalteciendo la memoria de los entrañables abuelos: Emilio y Estela. Para muchos de nosotros ha sido toda una vida contigo y ahora, será una vida con tus recuerdos”, dijo con palabras entrecortadas.