Enamorada de las cuerdas

Su talento es hereditario y lo descubrió a los ocho años, cuando aprendió a tocar el piano, una actividad que practicó por espacio de un año, sin embargo, no fue suficiente para saciar su atracción por la música.