Madre exige justicia frente a Comandancia

Sergio Arcos
El Mundo de Córdoba

“Me lo golpearon, por más que les dije que lo dejaran, no escucharon, ahora ya está muerto ahí lo tienen”, gritaba la madre de Enrique Peña Martínez frente a la Comandancia de la Policía municipal, la cual es ahora resguardada por la Secretaría de Seguridad Pública. La mujer en compañía de sus hijos, uno de ellos dentro de un féretro, pidió justicia y castigo para los uniformados que aseguró, agredieron a su hijo.
Durante la mañana del lunes, al primer cuadro de la ciudad arribó un convoy de la Guardia Nacional, el cual permaneció por alrededor de 30 minutos entre el parque y el Palacio municipal para prevenir cualquier incidente que pudiera generarse durante el trayecto del sepelio del taxista que murió en la comandancia en días pasados.
Minutos antes de las 10:00 horas culminó la misa celebrada en la iglesia de San Antonio de Padua, a donde acudieron amigos, vecinos y familiares de Enrique Peña Martínez, quienes acompañaron el cortejo fúnebre que se enfiló sobre la calle 2, para detenerse a un costado del Palacio. La carroza realizó maniobras para estacionarse en el parque Ignacio Zaragoza y bajar el ataúd para exigir justicia a las autoridades municipales.
Familiares se acercaban al ataúd y tras de ellos la multitud de personas que acompañaban el cortejo fúnebre; durante cinco minutos guardaron silencio en señal de luto, ninguna autoridad municipal salió a ofrecer algún mensaje a los dolientes, incluso empleados municipales temían que las instalaciones fueran tomadas por las personas que exigían justicia.
Tras el silencio que guardaron los presentes, nuevamente el féretro con los restos del taxista fueron subidos a la carroza y se desplazaron hacia la comandancia de la Policía, donde la madre del fallecido pidió que la unidad se detuviera por un instante.
La madre afligida por la situación rompió en llanto, al reclamar y señalar a los policías municipales de haber goleado a su hijo al momento de haberlo detenido, mientras era abrazada por sus familiares para posteriomente continuar su camino hacia el panteón.
Elementos de la Policía Estatal que se encuentran dentro de la Comandancia se limitaron a observar la situación para evitar algún enfrentamiento entre los presentes, quienes continuaron gritando y acusando a la Policía municipal del crimen de Peña.
Aparece alcaldesa
Después de dos días y con la excusa de no haber dado un posicionamiento para no entorpecer las investigaciones, la alcaldesa Baldinucci Tejeda Colorado acompañada del Cabildo ofreció una rueda de prensa, donde señaló que no solaparan al culpable o los culpables de la muerte del taxista y se apoyará a la familia.
La edil externó que están cooperando con las investigaciones, especificando que han brindado la bitácora de trabajo de los 44 policías, de los cuales 10 estuvieron laborando en el turno cuando sucedieron los hechos.
Lamentó la acción tomada por los taxistas, al considerar que actuaron con violencia y enfatizó que se tomarán acciones por los daños ocasionados a la patrulla.