Gana Gobierno Palacete de Ávila Camacho

Foto: Agencia Reforma.

Agencia Reforma

CdMx.- Un tribunal federal desechó en definitiva la demanda de herederos de la viuda del ex Presidente Manuel Ávila Camacho para recuperar una mansión en La Herradura, usada desde 1997 por la Presidencia de la República para alojar a visitantes distinguidos, fiestas privadas y reuniones de Gabinete.

El Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil confirmó resoluciones de dos instancias previas, en el sentido de que prescribió la posibilidad de demandar la nulidad del contrato de donación, por el cual Presidencia asumió control de la residencia tras la muerte de Soledad Orozco Viuda de Ávila Camacho, en 1996.

Hasta ahora, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, que convirtió la Residencia Oficial de Los Pinos en museo, no ha hecho ningún comentario público sobre esta mansión, que según contratos recientes para mantenimiento, sigue siendo uno de los inmuebles administrados por la Presidencia.

Se trata de un bien de dominio público de la Federación, por lo que bastaría un Acuerdo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para desincorporarlo, para su venta o donación, u operar otras figuras como la concesión.

Corredores inmobiliarios consultados por REFORMA en 2018, estimaron que solo el terreno de cinco hectáreas en el número 60 de Bosque de la Antequera puede valer mil millones de pesos.

Esto sin contar la propia residencia, un palacete con 5 mil 359 metros cuadrados de construcción que alberga 63 obras de arte y mil 390 objetos, muebles y accesorios decorativos, que en 2005 fueron valuados en 75 millones de pesos.

Ávila Camacho y su esposa no tuvieron hijos, por lo que se desconoce quiénes son los parientes de Orozco que tendrían derecho a ser sus herederos.

En las sentencias judiciales consultadas por REFORMA, fueron tachados todos los nombres propios, incluido el del apoderado de la sucesión.

En la demanda, se buscaba la declaración judicial de que el Gobierno federal ha incumplido con el modo y/o gravamen y/o cargas y/o modalidades impuestas en el contrato de donación, y por tanto se buscaba la rescisión de dicho contrato, para que la casa dejara de ser un bien de dominio público y fuera entregada al albacea de la sucesión de Orozco.

El pasado 4 de julio, la Presidencia adjudicó el contrato para dar mantenimiento a instalaciones hidráulicas de los ocho inmuebles bajo su control, que ya no incluyen Los Pinos, pero sí la residencia Soledad Orozco, donde hay dos cisternas de 25 mil litros, doce tinacos, diez baños y cinco bombas y motobombas.