Es María Magdalena patrona desde 1540

Gabino Mendoza Gazca
Cronista e investigador de Quecholac

María Magdalena patrona de Quecholac

¿Quién fue María Magdalena?
María Magdalena es considerada Santa por la Iglesia Católica, por la Ortodoxa y por la Comunión Protestante y el 22 de julio, se celebra su festividad. El nombre Magdalena, hace referencia a su lugar de procedencia, Magdala, una localidad que se supone estaba situada en la costa del Lago Tiberíades, en Galilea, actual Israel. Siendo así identificada María de Magdala como María Magdalena.
María Magdalena es uno de los personajes del cristianismo más cautivadores y misteriosos, empezando por el enigma sobre ella misma, quién era, si la prostituta reconducida gracias a Cristo, la que le limpió los pies con sus lágrimas, la adúltera perdonada, María de Betania, hermana de Marta y Lázaro… y muchas otras cosas que se le han atribuido causando más confusión.
La errónea identificación con una pecadora arrepentida se originó recién en la Edad Media.
Fue a partir de una homilía de Pascua del papa Gregorio el Grande en el año 591, en la cual confundió a la pecadora arrepentida de Lc. 7,37, con María de Betania (Lc. 10,38), y con María Magdalena de quien Jesús echa siete demonios (Lc 8,1), como si todas ellas fueran la misma mujer.
Sin embargo este error ya fue corregido hace décadas por teólogos católicos y por los últimos papas. En su fiesta litúrgica (22 de julio) se leen las lecturas de la escena junto al sepulcro de Jesús dándole relevancia como discípula enviada a testimoniar la fe en el Resucitado y no el texto sobre la pecadora arrepentida.
María Magdalena fue un icono de esperanza e identificación para los creyentes que pasaban “de pecadores a fieles discípulos”.
Los evangelios presentan a María Magdalena como una discípula de Jesús, testigo presencial de su muerte en la cruz, y primera testigo de su resurrección.
En los cuatro evangelios hay doce referencias a ella, once de las cuales se vinculan directamente con la pasión y resurrección de Jesús.
Sólo Lucas (8, 2-3) agrega el detalle de que “María, llamada la Magdalena” era la mujer a quien Jesús liberó de siete demonios. No se sabe nada más.
Habiendo gozado del privilegio de ser la primera en contemplar el Resucitado, fue enviada por el mismo Jesús a anunciar a los apóstoles la buena noticia.
Puesto que “apóstol” significa “enviado”, puede comprenderse, siguiendo este sentido, que tanto los padres de la Iglesia como Juan Pablo II, la nombrasen con el apelativo de “apóstol de los apóstoles”.
La simpatía que recayó sobre María Magdalena, tanto en el cristianismo primitivo, como en el resto de la historia de la Iglesia, se refleja en la cantidad de templos dedicados a ella en Europa y sobre todo, durante la fundación de pueblos en la Nueva España.
En 1969 el papa Pablo VI retiró del calendario litúrgico el apelativo de “penitente” que se le adjudicaba tradicionalmente a María Magdalena y desde entonces dejaron de emplearse las lecturas de la liturgia de su día, que se referían a la pecadora arrepentida y comenzaron a utilizarse los textos que se refieren estrictamente a ella en los evangelios.
Juan Pablo II en la carta Mulieris Dignitatem se refirió a ella como la “apóstol de los apóstoles”, título que ya usaban los padres de la Iglesia en los primeros siglos y la describió como una de esas “mujeres que demostraron ser más fuertes que los apóstoles” en el momento de la crucifixión, permaneciendo al lado de Jesús.
El 10 de junio de 2016, la Santa Sede elevó por decreto la memoria de Santa María Magdalena a grado de fiesta en el Calendario Romano General.

MARÍA MAGDALENA
Y QUECHOLAC
Antecedente histórico
A la llegada de Hernán Cortés y sus capitanes a la península de Yucatán en 1519, traía consigo 5 religiosos de entre los cuales destacan el Clérigo Juan Díaz y Fray Bartolomé de Olmedo, quienes oficiaron la primera celebración de la misa en tierras mexicanas. Siguiendo su recorrido bordeando la costa hacia lo que hoy es el estado de Tabasco, al recibir a las esclavas fueron bautizadas por estos religiosos y entre ellas la Malintzi quien recibió el nombre de Marina, por eso también a la Malintzi o Malinche se le conoce como Doña Marina. Llegando a lo que hoy se conoce como Veracruz, por consejos y estrategia eligieron la ruta evitando pasar por los pueblos del altiplano central entre los cuales se encontraba Quecholac. Así fue como llegaron con los que serían sus aliados después de una pequeña batalla con los tlaxcaltecas; ahí fueron bautizados los 4 señores gobernantes entre ellos el emperador tlaxcalteca Xicoténcatl, y que el clérigo Juan Díaz bautizara con el nombre de Vicente.
De este modo iniciaban su gran travesía para conquistar la gran Tenochtitlan y sus aliados. Una vez consumada la conquista de México y conformada la Señoría de Tlaxcala, Juan Díaz y los demás religiosos identificaron a Quecholac por ser un lugar sagrado para los nativos, como punto importante para la evangelización de estas tierras, así que iniciando su santo oficio dedico gran interés en Quecholac y fundó un primer y primitivo templo para la obra evangelizadora, incluso, antes de que llegaran posteriormente las órdenes religiosas con las juntas apostólicas para iniciar oficialmente la evangelización de lo que sería la Nueva España.
A la llegada de los 12 franciscanos a la Nueva España en particular a Huexotzingo en 1524, se inició la expansión evangelizadora y para después de 1530 ya estaban presentes también en la zona de Tepeaca, Tecamachalco y Quecholac desde luego, donde los frailes de San Francisco en Quecholac edificaron un gran convento y su majestuoso templo de tres naves en advocación de Santa María Magdalena. Puede decirse que desde 1540 ya se le festejaba a la Magdalena su festividad religiosa como patrona de Quecholac. Las evidencias que hemos encontrado en los hallazgos realizados en lo que fuera el convento hacen referencia de que desde el inicio este pueblo fuera conferido al regazo de María Magdalena como protectora de Quecholac, lo podemos ratificar en la entrada de lo que fuera el monasterio sobre la puerta polibulada se nota un rostro de la Magdalena como fiel testimonio en la actualidad.
En otra etapa con la salida de las órdenes religiosas y la llegada del clero secular en siglo XVII y además con el templo franciscano destruido, ocuparon el templo Mercedario como templo parroquial con María Magdalena como patrona, mientras construían un nuevo templo en el interior del edificio franciscano, pues los terremotos estaban causando daños a los existentes. Poco después y acabado el nuevo templo se trasladó la imagen con gran solemnidad al nuevo templo parroquial que hasta hoy sigue en funciones.
Desde los principios de la evangelización de la nueva España la patrona del pueblo de Quecholac, tenía una vasta zona de pueblos y haciendas bajo su administración, existe en el archivo parroquial un documento que se refiere a la cofradía de La Magdalena dando testimonio de que ella fuera la patrona del pueblo.
En el sismo de 1973 la imagen perdió su rostro al caer desde su altar, posteriormente sería restaurada la imagen y le colocarían un nuevo rostro que hasta la actualidad conserva la imagen.En resumen, la advocación de Santa María Magdalena a la población de Quecholac desde sus principios se ha conservado hasta nuestros días como protectora de los fieles de Quecholac.

La festividad del 22 de julio en Quecholac
Previo a la fecha se comienza la celebración con las llamadas romerías y novenarios, que desde la antigüedad no han dejado de realizarse, consistiendo en la visita de la imagen patronal de los pueblos que pertenecen a la parroquia de Santa María Magdalena, así que en procesión por la tarde los fieles del pueblo o barrio, con música y cohetes llegan para felicitar a la Patrona en su templo culminando con una santa misa en su honor.
El día 21 de julio al mediodía las vísperas, el repique de campanas anuncia la celebración de la fiesta Patronal. Llegado el 22 de julio a las 2 de la mañana el repique de campanas y salva de cohetes, anuncian el inicio del día de la fiesta. Después, desde las 4 de la mañana comienzan las Mañanitas por los grupos invitados, a las 6 de la mañana las bandas de música de viento también iniciarán su participación con las Mañanitas en el atrio parroquial. A las 7 de la mañana se lleva a cabo la celebración de la Santa Misa y al término de ésta como a las 8 de la mañana, se inicia la presentación de las bandas al pueblo recorriendo la estación mayor y acompañando a la imagen de la santa patrona en una procesión con los ejidatarios.
Desde temprano un sinnúmero de fieles de distintos lugares visitarán el templo que como cada año es admirado por su ya tradicional arreglo floral. A la una de la tarde, la celebración de la eucaristía de la conmemoración de la fiesta patronal en donde se realizan las primeras comuniones de una gran número de niñas y niños, esta misa es concelebrada por el Arzobispo de Puebla. A las 9 de la noche da inicio la competencia de bandas de música de viento.