Conviven con el peligro pero no tienen miedo

Betsabé Cárdenas García
El Mundo de Córdoba

Fortín.- Después de 30 años, vivir cerca de la válvula de gas de Pemex ya no les da miedo. Decenas de familias de la Barranca de San Miguel han adaptado su modo de vida a las medidas de prevención, pues aunque hay peligro inminente de explosión o fuga de gas, rechazan cambiar de domicilio, es su patrimonio.
Para la mayoría de vecinos, es la primera vez que participan en un simulacro con corporaciones de rescate y personal de Pemex.
Aprovechando la ocasión expusieron algunos riesgos que ellos han identificado en la zona y temen que dañen la válvula, por ejemplo una roca que se encuentra en el cerro y al caer podría dañar las tuberías, también unos árboles cerca que consideran peligrosos.
“Nuestra participación es lo más ideal que podemos hacer como vecinos que estamos frente a la bomba de Pemex ya sabemos para donde jalar”, manifestó Gregoria Téllez Hernández.
Además agregó: “nosotros de toda la vida hemos estado aquí y desde que se inició el ducto de Pemex nos dieron indicaciones de cómo actuar pero está bien que nos digan cómo actuar, nosotros continuamos viviendo aquí porque es nuestro lugar de origen es nuestro patrimonio y no tenemos miedo”.
Otra de las vecinas, Rosa María Ramírez Pérez, dijo: “estamos cerca del peligro pero ahora ya sabemos cómo actuar, siempre hemos tenido mucha precaución, tomamos medidas de seguridad como no quemar basura, tener cuidado”.
Su participación fue puntual, aunque por momentos la situación no fue tomada en serio pese al riesgo que implica una contingencia de esta magnitud, pues los vecinos están conscientes del lugar donde viven y no tienen miedo de sufrir un accidente.
Otros vecinos más que decidieron guardar el anonimato, recomendaron a las corporaciones de rescate atender las emergencias en tiempo y forma ya que han reportado fugas de gas LP en cilindros y no las han atendido, por lo tanto entre los mismos vecinos se auxilian.