Piden no creer en ‘postverdad’

Carmen Lara
Cortesía

Respecto al caso del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, el padre Helkyn Enríquez Báez, invita a la comunidad a no creer solamente en el dato de la “posverdad”, ya que esta puede “crear realidades paralelas alternas, las cuales pueden repercutir a las realidades objetivas”.
“Yo creo que hay instituciones pertinentes de investigación, para empezar si bien es cierto que es un derecho la presunción de inocencia, pero en el caso de un proceso como el que se le lleva a él, pues yo creo que las autoridades e instituciones pertinentes pueden ir declarando o informando especialmente a la sociedad a través de algunos los medios de comunicación social”, comentó el padre.
De igual manera, expresó que en estos tiempos “no nos podemos manejar solamente en el dato de la posverdad”, porque esto puede repercutir en las realidades objetivas, ya que “como ciudadanos tenemos derecho a saber cómo están las circunstancias”.
Señaló que los ciudadanos establecen un juicio sin que haber sido informados realmente de lo que sucede, pero por otro lado también para poder tener conocimiento y no confusión, se requiere estar informados del proceso que le sigue (al exmandatario) y que se clarifiquen esas declaraciones que no ayudan a una verdadera procuración de la justicia y a una transparencia en el ejercicio de las investigaciones.
La palabra de Dios para este domingo aborda la virtud de la hospitalidad, en primer lugar, la hospitalidad como cristianos y hombres de fe, se habla de la hospitalidad a Dios en primer lugar.
Si no se le da un lugar en su persona, vida, casa, trabajo y sociedad a Dios, si se le expulsa de muchos espacios como se ha pretendido en la modernidad entonces se tienen las consecuencias, la deshumanización, la falta de fraternidad, solidaridad, la corrupción de las conciencias y de los corazones.
“Hoy debemos aprender a adoptar a Dios en nuestra vida cotidiana, Dios existe y no es alguien lejano a nosotros como piensan algunos, no es un Dios ajeno a nuestras realidades es un Dios que respeta y si nuestra libertad niega su presencia o lo expulsa, también respeta nuestra voluntad y libertad”, concluyó.