Hijos felices

Educa a tu hijo bajo sus habilidades, no como te hubiera gustado ser educado a ti

Hijos felices

Incontables estudios hemos visto en redes sociales sobre si tu hijo es feliz es un niño que grita, o es más inteligente aquel que dice groserías, o es más inteligente aquel que es callado y no dice nada, o la felicidad está en el niño no en las calificaciones y entonces nos damos cuenta que estamos en la búsqueda de justificar la manera en que hemos educado a nuestros hijos e hijas, derivado a que estos estudios no tienen una justificación real ya que sus datos muestras no llegan a alcanzar un método estadístico.
Algo que tenemos que estar consciente es que un niño feliz es un niño empático, porque ha sido capaz de entender su situación emocional por lo cual genera un sentimiento cuando es capaz de entender que alguien más se siente así, ahora bien también cuando nuestros hijos e hijas no han aprendido a identificar esos sentimientos los expresaran a través de la agresividad con golpes, empujones, o en un estado de ansiedad en el cual estén todo el tiempo incomodos o moviéndose, esto se da porque al no reconocer os sentimientos su mente los hace presentes a través de movimientos e impulso.
Es importante entender que educar y hacernos responsables de la educación emociones de nuestros hijos no tiene que ver solo con decirles que es lo que están sintiendo, sino que también sean capaces de expresarlos de la manera adecuada, a lo que me refiero es que un niño feliz claro que es juguetón y también se mueve e investiga pero no es un niño que transgrede normas y limites a lo que me refiero es que no es un niño que si está enojado se pone a gritarles a todos o a pegar o a gritar y tirar cosas en el súper, eso no es ser un niño feliz que sepa expresar sus emociones, es un niño con falta de límites y sin reconocer autoridad alguna en su figura materna o paterna.
Para que nuestros hijos puedan alcanzar un estándar de felicidad tiene que ser un niño que sepa reconocer sus emociones, expresarlas de manera adecuada como la tristeza llorar, sin querer sacar un beneficio de este llanto, tampoco un niño que este sonriendo y gritando transgrediendo la paz de las personas que los rodea,, es importante que les enseñemos a nuestros hijos que la tristeza como el enojo, la felicidad son sentimientos que podrán tener en diferentes momentos de sus vidas y tienen que educarlos para que no dañen a alguien más, es importante que se les genera un espacio donde ellos puedan estar en silencio así podrán entender la importancia de la paciencia.
Psic. Carlos López Méndez. Reforma norte 118 interior 109 colonia centro. Teléfono 2381174305

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz