Lectura del Santo Evangelio según san Mateo 11:28-30

En aquel tiempo, Jesús dijo: “Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo les daré alivio. Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga ligera”.
Palabra del Señor.

Germán Alpuche San Miguel,
El Evangelio de Hoy
[email protected]

Si ya no aguantas los problemas con tu pareja, si has recurrido al aborto con las consecuencias terribles de pesadillas y remordimientos por haber matado a tu propio hijo, si no puedes vencer la ansiedad que te obliga a buscar el alcohol, si la soledad te aplasta deprimiendo tu vida, ¡ánimo¡. Alégrate porque Dios te invita a volver a él.
Todo aquel que actúa en contra de la voluntad de Dios recibe como salario: problemas, frustración y tensión nerviosa. Porque todo pecado destruye y esclaviza, y el hombre no es feliz.
Por ello acoge esta invitación que Jesús ha dirigido para ti hoy, no es la invitación a ponerme atención, sino a que releas esta Palabra que Jesús te dirige, porque seguramente la necesitas.
Solo unido a Jesucristo por su Palabra y sus Sacramentos puedes alcanzar el alivio que tu alma y tu corazón anhelan, en el fondo de ti existe esto que los sabios han dado por llamar la “nostalgia de Dios” que solamente Jesucristo podrá saciar.
Vuelve el corazón a Cristo y su Iglesia.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz