Enseña con el ejemplo

Rodolfo Orozco Serrano demuestra que el síndrome de asperger no es pretexto para ser una pieza fundamental en el programa de natación diseñado para alumnos con barreras de aprendizaje.