Orizaba, primer laboratorio de Agenda 2030

Adriana Estrada
El Mundo de Orizaba

El municipio de Orizaba es el primer laboratorio a nivel nacional de los 20 que se prevé tener, a través de convertirse en un ejemplo para el resto de los municipios en cumplir los objetivos que marca la Agenda 2030, señaló Igor Rojí López alcalde de Orizaba.
Este martes el cabildo orizabeño, directores y coordinadores del Ayuntamiento de Orizaba tomaron protesta como parte del Consejo Municipal para el Cumplimiento Agenda 2030, acto protocolario que fue presidido por Gemma Santana Medina directora general de la Agenda 2030 de la Oficina de la Presidenta de la República y el coordinador residente del Programa de las Naciones Unidas en México, Antonio Molpeceres.
Luego de la toma de protesta, el alcalde de Orizaba refirió que solicitó a todos los miembros del Ayuntamiento revisar en la página de las Naciones Unidas sobre la Agenda 2030 y los 17 objetivos para hacer un plan de trabajo acerca de las acciones de cada uno de los departamentos y coordinaciones realice y de este modo el Plan Municipal de Desarrollo compagine con los objetivos de la Agenda.
Señaló que Orizaba tiene una gran responsabilidad al ser el primer municipio en sumarse a la Agenda 2030, sin embargo el Ayuntamiento está muy cercano a los ciudadanos y por ello se encuentra sumándolo al ejercicio.
Refirió que dentro del mismo ayuntamiento se encuentra el Instituto Metropolitano para el Desarrollo (Impladis) que es el que se encarga de medir algunos indicadores que se tienen de desarrollo en la ciudad y será quién tenga la función de medir las funciones de los municipios vecinos.
En el tema de reforestación señaló que al Ayuntamiento se le donaron 2 mil árboles que serán plantados en parques y áreas verdes de la ciudad, mientras que se estará autorizando mediante sesión de Cabildo una modificación a un reglamento para solicitar que los 40 mil predios de la ciudad siembren un árbol, con el objetivo de tener 40 mil árboles en los próximos años que le restan a la administración.
En este sentido refirió que para llevar a cabo este tipo de acciones no necesariamente se requiere de dinero y la mayoría de los ciudadanos cuentan con algún espacio para sembrar un árbol, y solo se necesita voluntad para sumarse a los objetivos.