En la línea del arte

Jesús Lazcano
En Córdoba, Fortín, Huatusco, Amatlán y en otros lugares, es posible ver graffitis y murales realizados por destacados artistas urbanos, siendo uno de ellos el pintor y muralista Luis Eduardo Aguilar, mejor conocido como Soncker.
El graffiti fue la puerta de entrada al arte para este joven cordobés de 26 años, quien gracias a la práctica y a los consejos de sus amigos aspira a convertirse en un gran muralista. Conozcamos más de él en la entrevista que nos concedió.

Cuéntanos, ¿quién es Luis Eduardo Aguilar?
Soy un joven de 26 años que pertenece a un colectivo que se dedica al muralismo, al diseño gráfico, a la ilustración, a pintar cuadros, a dibujar, y a todo lo que tenga que ver con las artes plásticas.

¿Cómo fue que te iniciaste en la pintura y el muralismo?
Me inicié aproximadamente hace diez años, fue el graffiti lo que me empezó a llamar la atención. No puedo decir que hacía obras de arte, sólo me dedicaba a pintar y a disfrutar el momento.

¿Qué era lo que pintabas en tus inicios?
Pintaba únicamente letras y líneas

¿Por qué letras y líneas?
Porque siempre me han llamado la atención las líneas perfectas y los cortes.

Luego de tu primer acercamiento con la pintura, ¿estudiaste arte?
Por diferentes cuestiones no estudié, pero fui aprendiendo gracias a la práctica y a los consejos de algunos amigos.

¿Cómo es tu proceso creativo?
El proceso inicia hablando con los demás miembros del colectivo, desde cómo realizar el trabajo en un muro, elegir los materiales y ver cómo intervenir el muro.Lo primordial es que nos agrade a todos, quedar conformes y que marquemos una diferencia.

¿Qué materiales utilizan para realizar un mural?
Utilizamos desde pinturas vinílicas y aerosoles; trabajamos con lo que haya porque no nos enfocamos a una sola línea

¿En qué tiempo realizas un mural?
El tiempo varía para cada mural, pues pasa por varios procesos. Empieza con el diseño digital, después con los cambios o elementos que le agregamos; podemos tardarnos hasta 15 días con ese proceso.
Después está la etapa de realización del muro, en el cual intervienen otros elementos como el clima.

¿En qué momento te encuentras y hacia dónde vas como artista?
Estoy en un momento de aprendizaje, de ser mejor y de conocer más técnicas y estilos; voy hacia el aprender a dibujar rostros y hacer obras más realistas.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes que quieran iniciarse en el arte?
Pues que le pierdan el miedo, que si algo les gusta que se atrevan, y que no hay imposibles. También les diría que se acerquen con alguien que les pueda enseñar o que si tienen la posibilidad de estudiar que lo hagan.

¿Cuáles han sido tus influencias?
Mis amigos han sido mis modelos a seguir, a quien más les ha aprendido porque son buenos en lo que hacen.

¿Se puede vivir del arte?
Claro que sí. Mis amigos y yo vivimos de pintar murales, vivimos de los que nos gusta; all arte lo vemos más como una gran satisfacción que como algo económico.

¿Cuántas personas intervienen para la realización de un mural?
Son varias, todo depende del tiempo de entrega que nos solicita el cliente. Cuando no nos presionan mucho vamos dos (a pintar) o solamente uno, pero si es exigente o se aproxima la fecha de entrega vamos varios.

¿Cómo es la coordinación para realizar un mural?
La ventaja del colectivo en el que estoy es que todos sabemos lo que hacemos, todos sabemos el camino al que queremos llegar: que el mural quede impecable. Alguno de nosotros pinta alguna parte, otro pinta las sombras o los brillos.

¿Y cuál es la parte que te toca a ti?
A mi me tocan los cortes porque me gusta que las líneas queden precisas.