Llevan su talento a la calle

Alán García
El Mundo de Córdoba

Atenea y Brandon Isaac, son los hermanos Ramírez Jacinto, quienes a sus 14 y 12 años respectivamente, han cautivado a los cordobeses con esa hermosa voz que heredaron de su padre, la cual han explotado hasta en las calles para ganar unas monedas y así poder apoyar en casa y obtener sus gustos, sabiendo de esta manera, ganarse la vida.

Los ganadores del primer y tercer lugar en concursos nacionales de Voces realizados en Pachuca, Hidalgo y en Tecomatlán, Puebla, compartieron para diario El Mundo su experiencia en el canto que los ha llevado incluso a ser contratados en eventos particulares y su participación junto con su hermana en los festejos de los 400 años de Córdoba, el año pasado.

Atenea, quien estudia el segundo grado de secundaria en la Esbao y Brandon, el cual cursa sexto grado en la primaria Juan Escutia, desde los 10 años siguieron el talento de su hermana mayor, Alejandra Maryan, de 19 años, a quien desde pequeña su padre Francisco Alejandro Ramírez Andrade, les inculcó e hizo ver el talento que tienen.

“Simplemente fue porque a mi hermana le gustaba mucho cantar, igual a mi papá, en sí fue quien nos enseñó, porque somos tres hermanos”, explicó Atenea minutos después de haber cautivado con su voz a una familia que desayunaba en Los Portales.

Luego de haber concluido sus actividades extra escolares, todas las tardes-noches, el par de hermanos salen de su casa en la colonia Miraflores y llegan al centro de la ciudad para cantar en los Portales.

En algunas ocasiones los acompaña su cuñado Juan Gerardo García Chocolatl, quien con su guitarra ambienta más el vibrar y esa voz grave que tienen.

Canciones como “Cielo Rojo”, “La Divina” y un gran repertorio de temas regionales mexicanos son los que interpretan estos niños cordobeses, talento que han heredado por tres generaciones.

“Nosotros venimos a cantar más que nada por gusto, porque nos gusta que la gente escuche nuestra voz, nos gusta estar cantando este tipo de canciones porque ya se están perdiendo mucho, y pues con el dinero que ganamos aportamos mucho en la casa, con mis papás, y gracias a ello ya no les pueda tanto las cosas que hay que comprar.

Poco a poco nosotros nos hemos ido comprando nuestros útiles para la escuela”, añadió la pequeña Atenea.

Por otra parte, su madre María Esther expresó la emoción de tener una familia con talento, en la que su esposo y sus tres hijos han demostrado la pasión por el canto.