Chocan las versiones en caso de futbolista

Agencia Reforma

Guadalajara.- Aunque la Fiscalía de Jalisco confirmó ayer que Joao Maleck, quien chocó y mató a Alejandro Castro Martínez y María Fernanda Peña Álvarez, la pareja de recién casados, le detectaron alcohol, dejó dudas sobre el grado de embriaguez de éste.

Según la dependencia, el futbolista dio positivo a la prueba de etanol o alcohol etílico, pues tenía una proporción de 50 miligramos por cada 100 mililitros de orina.

No obstante, investigadores y forenses coincidieron en que no es usual que se tenga como referencia sólo el alcohol en la orina, pues debe existir la prueba en la sangre, y las leyes en la materia marcan los grados de ebriedad con este último parámetro.

Expertos indicaron que si la prueba de sangre se aplica horas después del accidente no es confiable, por lo que en estos casos se aplica un examen de orina para detectar si había alcohol.

Según familiares de las víctimas, la prueba de sangre se le hizo al futbolista alrededor de las 13:50 horas y resultó negativa; el accidente fue a las 9:21 horas.

Los parientes también demandaron reformar la ley para que se castigue con prisión preventiva a conductores ebrios que causen muertes.

Como parte de las pruebas que terminarían por culpar al futbolista, la familia también proporcionó al Ministerio Público un video en el que se puede apreciar el momento exacto del accidente y que será integrado a la carpeta de investigación.