La banca también juega

Tomás Setién
El Mundo de Córdoba

Si Guillermo el Tigre Sepúlveda lanzo el primer plomazo en serio, para desatar la guerra deportiva entre Guadalajara y América, cuando expulsado en la cancha de C.U. arrojó con furia su casaca cuando pasaba por la banca del equipo del América, ya la guerra entre fría e hirviente la había iniciado Fernando Marcos, aquel hombre show del fútbol rentado en toda su expresión, luego de aquellas declaraciones que en cada viaje a jugar no solo ante Chivas en Guadalajara, sino contra Atlas y Oro, había que colocar un nuevo numero telefónico el del 2-0,2-0,2-0 en base a los marcadores gestados por su equipo azul crema.
De esa forma Marcos que fue jugador, arbitro, director técnico, cronista y periodista en el deporte emperador, aparte de ser un estupendo creador de noticieros fílmicos, tuvo de acompañante a otro entrenador también ya ido de esta vida, José Antonio Roca, que en mas de una ocasión declaro ser el anti chiva número uno del fútbol mexicano rentado de todos los tiempos
Tiempos de Roca, que en lo personal fue uno de los técnicos mas decentes y honrados de la creación, en donde ni de chiste al término de los ya clásicos entre América y Guadalajara alguien quisiera intercambiar casacas, eso solo seria visto como una alta traición, y se podría castigar inclusive hasta con la exclusión en el cuadro titular, del que llevara al cabo tamaño disparate,
Siendo la antí tesis de todo esto, aquel trabajo desarrollado por el técnico holandés del carácter agrio, pero estupendo para plantear sus partidos, Leo Beenhakker, que primero envió sus señales con el equipo del América, en aquella fastuosa y llena de goles temporada del 94-95, para después partir con el Guadalajara en la campaña del 96, todavía retornando al América en la campaña 2003-2004.
En honor a la verdad la lista es grande de técnicos que hayan dirigido al América y Guadalajara, O Guadalajara y América,Gyorgy Orth, Walter Ormeño, Miguel Angel El Zurdo López, Carlos Miloc, Leo Bennhakker, Lavolpe.