Viven familias al borde del peligro

Kassandra Martínez
El Mundo de Tecamachalco

Tecamachalco.- A pesar de estar conscientes del riesgo de vivir junto a la barranca que pasa por el barrio de San Isidro, no les ha quedado de otra más que permanecer ahí durante 30 años; en las temporadas de lluvias es cuando incrementan los peligros, sin embargo, su economía ha sido un factor que les impide irse a otro sitio.
Ante las frecuentes lluvias que se ha presentado en la región, algunas familias están en una situación vulnerable, pues se encuentran a los costados de las barrancas desde hace años, sin embargo, al no tener otro lugar a donde puedan vivir, han tenido que acostumbrarse.
Tal es la situación de la familia Luna, quienes desde hace por lo menos 30 años edificaron su casa al costado de una de las barrancas en la junta auxiliar de San Mateo Tlaixpan.
De acuerdo con los integrantes de esa familia, aunque no han estado todo el tiempo desde la construcción de la casa, han tenido que acostumbrarse a vivir así, y con el paso de los años han ido haciendo lo propio para evitar que su casa se vaya al desbarrancadero.
“Pues no tenemos miedo de que se caiga la casa, ya hemos estado un tiempo viviendo así… tenemos pocos ingresos y no nos alcanza para irnos a otro lado a construir”, dijeron.
Con piedras y costales, es la forma en la que han tratado de hacer una barrera e impedir que con el aflojamiento de la tierra por las lluvias, se caiga su patrimonio.
Por otra parte, señalaron que con las lluvias de este año, debido a que llegan en ocasiones con viento, ha causado que parte de su casa se haya caído, pero hasta el momento, nadie de su familia, ha resultado lastimado.
Asimismo, manifestaron que nunca han recibido la visita de alguna autoridad para ver las condiciones en las que viven o para hacerles algún dictamen de riesgos, por lo que esperan la llegada de los departamentos correspondientes y les ayuden a hacer algún plan de acción.
Identifican dos casas en riesgo
Por su parte, el director de Protección Civil del municipio, Francisco Rodríguez Bautista, señaló que en estos días en los que ha habido más lluvia, han recibido el reporte de dos casas en la junta auxiliar mencionada, en las que se han registrado afectaciones.
Asimismo, mencionó que en el caso de las barrancas, las casas deben de contar con una delimitación de por lo menos 20 metros entre la construcción y el precipicio, para evitar algún desborde.
En cuanto a las viviendas que se ubican en las partes bajas de las poblaciones, señaló que el daño que pueden tener, es una inundación, debido a que ahí se concentra toda el agua que llega de otros puntos.