Tecnología… ¡para servirte!

María Rojas Tobón
El Mundo de Tehuacán

A través de una app y de un videojuego, estudiantes de Puebla ponen su “granito de arena” para la enseñanza del náhuatl y un asistente virtual para niños invidentes.
El primer proyecto fue elaborado por alumnos de Ciencias de la Computación de una universidad pública de alto prestigio en el estado, quienes con su propuesta que comprende desafíos y aventuras, buscan dejar una enseñanza de la cultura mexicana y el idioma náhuatl.
“Kuali” es el nombre de este proyecto, que en la lengua materna significa “inteligente” o también “bueno”, el cual ha sido galardonado a nivel nacional e incluso internacional, en diferentes competencias tecnológicas donde ha sido presentado.
Dentro de las características del juego desarrollado por Guillermo Escalante Ramírez, Annette Olivares Arroyo y Giovany Sánchez Pérez, se encuentra que posee retos de distintos niveles, todos relacionados con la cultura.
La persona que decida jugarlo, primero se enfrentará a desafíos en el mundo terrenal; el segundo y tercer nivel muestran el Mundo de los Muertos o Valle del “Mictlán”, donde existen distintas fuerzas, como el dios Mictlantecuhtli, quien buscará que no salgas jamás, aquí depende la habilidad y de la suerte del concursante.
Existen sonidos y palabras en náhuatl, lo que permite la familiarizarse con ellas. Además, cuenta con una mascota que se puede adoptar y a la que se debe alimentar.

Kodomo, para niños
con debilidad visual
Sin embargo, existen otros proyectos con los que también ha destacado la universidad, es el caso de “Kodomo”, una aplicación que es para niños con debilidad visual, el asistente virtual es para preescolar, a través de la que se desarrollan habilidades de juego abarcada por el plan de educación básica.
Kodomo, que en japonés significa “niño”, surgió de “las skills que en la actualidad se utilizan para abrir puertas o encender las luces de la cocina, es decir, la domótica; lo que nosotros hacemos es enfocarlo hacia la educación, darle un sentido lúdico, que los niños vayan también aprendiendo y no limitar el uso de esos asistentes a encender aparatos electrónicos”, señaló Irving Omar, uno de los creadores.
También participaron Yaritza Águila y Eduardo Carcaño, cuya propuesta ha sido galardonada en concursos, por la inclusión que promueve.