La guillotina

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Inventada en Francia con su cuchilla filosa en extremo, rodando varias, muchas cabezas, dentro de la celebre y sangrienta revolución en donde la sangre azul se mezclo con la roja, ahora en tiempos modernos la guillotina se aplica ya no para cegar vidas, rebanando una que otra uña perversa, con el agregado de castigar pecados, sobre todo de gente importante en el deporte, en este caso del propio futbol profesional, que allá por esas regiones lo es todo, ante lo cual Michel Platini con acusaciones de soborno por todas partes, inclusive alguna vez ya confesadas por él, fue a parar a la cárcel, para salir al ratito, pendiendo ante el la Espada de Damocles, dentro de un caso que continua oliendo a pleno gas.
Todo envuelto en el caso de la obtención de la Copa del Mundo de Qatar 2022, en donde ya nos imaginamos los jeques árabes debieron de tentar almas nada castas, y manos avariciosas, inclusive con acciones de petróleo en grandes cantidades, no habiéndose podido substraer Platini, asociado con uno de los más perversos presidentes que han morado en FIFA, Joseph Blatter, para haber hecho una realidad que la próxima Copa del Mundo de Futbol se juegue en aquellas regiones tan ricas, que a lo mejor a la hora suprema de los partidos, se contemplen porterías con postes y largueros de puro oro.
Pero ahora no es el oro lo que brilla, sino la inmundicia de los votos comprados, asesorados principalmente por Platini, uno de los astros más rutilantes y efectivos que conste solo en una cancha de balompié, que ha tenido en su historia el futbol francés profesional.
Inclusive confesando hace ya un tiempo dentro de sus iniciales declaraciones ante la ley, Platini expreso que el señor Blatter le hizo llegar nada menos que 1.8 millones de euros, como testimonio y recompensa de sus servicios, para que Qatar apareciese por las buenas, o por las peores, como la sede ya oficial del Mundial del año 2022.
No sabiéndose si aplaudir la valentía, o la desvergüenza total del ex astro Platini al momento de las declaraciones, que júrenlo ya dieron la vuelta al mundo en menos de ochenta días.
Por lo pronto vuelve a ser popular como en aquella época del miedo, Joseph Ignace Guillotin, un medico francés que pidió casi a gritos la pena capital por medio de la cuchilla bajando, para todos aquellos que inflingían la ley de una o de otra manera. Es decir, tache.
Aunque la cabeza de Platini no rodará, lo que caerá del que fuera estupendo futbolista, será su propia moral y credibilidad, algo peor que perder la testa. Y ya de último minuto Platini fue liberado, tal vez por su valor de confesion, o por haber sido un casi dios en la cancha defendiendo el honor de Francia. Y ya veremos que sucede con Qtar 2022.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz