Es clase media, blanco de plagios

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

La clase media se ha convertido en el nuevo blanco de los secuestradores; esto es porque no tienen esquemas de seguridad como las familias de más posibilidades económicas.
La clase media es mucho más vulnerable a los secuestros y por quienes piden de entre 50 mil y 500 mil pesos para devolver a la víctima.
En la región, son los profesionistas de clase media como docentes, doctores, enfermeras, comerciantes pequeños y medianos empresarios, y estudiantes los que están siendo blanco de la delincuencia; pero también taxistas de clase media baja o baja, dio a conocer Jairo Guarneros Sosa, activista y defensor de derechos humanos.
Las familias adineradas, además de tener los recursos para poder contratar esquemas de seguridad para que los cuiden, también tienen relación con la clase política, es significa que inmediatamente se mueve el aparato del Estado para lograr su rescate.
Indicó que la clase media y media baja están más vulnerables a estos secuestros por no tener los recursos para contar con esquemas de seguridad, pero también por no tener los contactos con la clase política que reaccione si sufren algún secuestro.
Comentó que los secuestradores al enfocarse a la clase media, ya no están pidiendo las grandes cantidades de dinero, “esas expectativas han bajado mucho, yo no creo que haya alguien que haya pagado más de un millón de pesos”.
En algunos casos se ha sabido que han pedido mucho menos a las familias de las víctimas, “uno reflexiona sobre cuánto se ha devaluado la vida”.