Restringen espacios de Palacio Nacional

Las escalinatas donde están los murales de Diego Rivera fueron cerradas. Foto: Agencia Reforma.

Agencia Reforma

CdMx.- Espacios de Palacio Nacional que eran visitados por turistas y ciudadanos ahora serán de acceso restringido.

El Jardín de la Emperatriz, donde hay esculturas de artistas como Rafael Coronel y Sebastián, Heriberto Juárez, Felipe Pérez Whitaker, así como las escalinatas donde están los murales de Diego Rivera, fueron cerrados.

En esa misma zona está la Sala Raúl Anguiano, donde apenas desde junio pasado se exponían 28 obras que la viuda del artista donó a Presidencia.

Según fuentes de Presidencia, el plan es restringir aún más la sede del Poder Ejecutivo ahora que se convertirá en Residencia Oficial.

Entre las opciones que se analizan está permitir el acceso sólo a través de un registro previo en una página de internet, a fin de que pueda ingresar un número determinado de turistas, y con ello garantizar un mayor control al interior.

“La idea es que tú te registres y en la entrada tengan tu nombre. Algo similar a lo que ocurre con las visitas programadas o de grupos de escuelas o turistas, pero habría un tope de personas, no la entrada libre como ahora, porque a veces es demasiada gente la que está adentro, y con el Presidente aquí es necesario mayor control, y más cuando llegue su familia”, dijo una de las fuentes consultadas.

El Palacio Nacional tiene una vida turística fuerte, se calcula que al día lo visitan, de martes a domingo, en promedio unas 700 personas, pero, afirma personal de reguardo, han llegado a tener hasta mil 500 en un día.

Desde que llegó el Presidente Andrés Manuel López Obrador comenzaron los cambios, pero en el último mes han afectado áreas turísticas.

Por ejemplo, cerró las escalinatas donde están los murales de Diego Rivera, principal atractivo de Palacio, por lo que ahora se observan desde el segundo piso, así como dos de las llamadas ventanas arqueológicas, piezas prehispánicas con techos de cristal; la librería y tienda de artesanías y la Sala México Patrimonio Mundial.

Mientras que en la Sala Rafael Tovar y de Teresa, donde frecuentemente hay exposiciones temporales, en lo que va del año no se ha instalado ninguna.

Quien acude al recinto sólo puede visitar los museos sobre Palacio, Benito Juárez y el Parlamento.

En los primeros días que llegó el tabasqueño a Palacio, Presidencia colocó una especie de corral afuera de la sala de prensa para evitar que los reporteros pasen al Patio Central, como lo hacen decenas de turistas todos los días, hacerlo amerita retirarles su acreditación.

El plan es reubicar su espacio de trabajo, que ha funcionado por décadas, a fin de que no tengan acceso a esa área, por donde cruzan los actores políticos, económicos y sociales que visitan al tabasqueño.

El Presidente mantuvo la tradición de sus antecesores, al mantener cerrada a los turistas el ala sur, donde se ubica el despacho presidencial, y, próximamente, su casa, la cual tendrán que reconstruir porque el departamento que dejó Felipe Calderón solamente contempla una recámara, una sala, comedor y cocina.

También se están adecuando oficinas para el staff del Mandatario.

Por ejemplo, los espacios que ocupaba la Secretaría de Hacienda en el Patio Central ahora corresponden a Presidencia, y la Consejería Jurídica se traslada a otra sede y aún no se sabe qué dependencia llegará en su lugar.

El 20 de septiembre, el Presidente aseguró que su llegada a Palacio no implicaría ninguna remodelación, incluso, ironizó, sólo necesitaba una hamaca y un catre.

“Mis adversarios, que no mis enemigos, dicen ‘se va a ir a vivir a Palacio ya van a cerrar el Palacio todo el Palacio para Andrés Manuel. No, si yo nada más necesito muy poco espacio.

“No es cerrar el Palacio, lo que se va a convertir en museo van a ser Los Pinos”, dijo el Mandatario.
Atienden recomendaciones del INAH
Jesús Ramírez, vocero de la Presidencia, reconoció que algunos espacios de Palacio Nacional que estaban abiertos a los turistas fueron restringidos.

Sin embargo, negó que el motivo sea la futura mudanza de la familia presidencial al recinto.

El funcionario aseguró que los ajustes obedecen a recomendaciones de Protección Civil y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y puso como ejemplo las escaleras que conducen a los murales, donde ya se registraron problemas de desgaste.

“¿Se va a restringir a turistas por la mudanza?”, se le cuestionó.

“No se va a restringir nada, solo cambian protocolos de seguridad en términos de la entrada, salida, flujos, pero Palacio Nacional va a seguir siendo un espacio abierto al pueblo de México y visitantes extranjeros que quieran conocer lo que aquí se expone, es un museo también”, dijo.

“Exclusivamente razones de protección civil o de preservación del patrimonio. La escalera principal donde están los murales de la historia de México, que fueron pintados por Diego Rivera, es antigua, tiene un desgaste bastante grande y notorio y por razones de preservación de la escalinata, para las futuras generaciones, es que se restringió su uso”.

Ramírez recordó que, en Gobiernos anteriores, Palacio Nacional no tenía un uso intensivo para labores de gubernamentales, por lo que ahora deben tomarse medidas para cuidar algunas áreas.

“Para conservación sí, como en el caso del Salón Tesorería se tomaron medidas para preservar el piso veneciano que tiene. Medidas como esa se van a seguir tomando para cuidar Palacio Nacional”, afirmó,.

“Tiene que cambiar el uso de ciertas áreas porque es patrimonio, es un edificio histórico. Son 500 años de historia y entonces hay que conservarla”.

Ramírez expuso que las decisiones son tomadas por el INAH y que existe un comité de protección del patrimonio vinculado a la Secretaría de Hacienda.

Por otro lado, informó que la librería fue cambiada a otro recinto del Centro Histórico, ya que ese espacio será habilitado para oficinas.

Con información de Claudia Guerrero