La misión de dar amor

Andrea Castillo
El Mundo de Tehuacán

“Esto no podría ser posible si no hay amor de las personas, sino hay amor, no hay nada” expresó Norma Romero Vázquez, coordinadora de Las Patronas, y es que su trabajo altruista que durante casi 25 años ha realizado, habla por sí solo.
La agrupación se fundó en 1995, en La Patrona, Veracruz, de ahí su nombre, de Las Patronas, lugar que es atravesado una vez al día por la llamada “Bestia” tren que recorre México hasta llegar a Estados Unidos, en cual lleva a cientos de migrantes, en busca de su “sueño americano”.
Señaló que las personas que han sido testigos del arduo trabajo que realizan, no se cansan de llamarles locas, de recalcarles que el esfuerzo no será remunerado, pero poco le importa, ya que no es necesario escuchar un “gracias” porque la mirada de quien recibe el apoyo dice todo.
Señaló que la pregunta que siempre le hacen es ¿de donde obtien el dinero para dar de comer a tantas personas?, pero la respuesta es simple, ”de las personas nobles, de las que quieren un mejor mundo, de las que entienden que prohibir a una persona llegar a algún país no es la medida correcta, la ayuda sí lo es“ agregó.
También con el apoyo de bancos de alimento, quienes se encargan de mandar kilos y kilos de arroz, frijol o lo que se requiera, además de que no están simplemente esperando, también ellas acuden a las panaderías a solicitar el producto que no se vendió del día, a los mercados y demás lugares.
Asimismo, dijo que el albergue y comedor están disponibles para las personas provenientes de Centroamérica, así como para los mexicanos que también van en busca de una mejor vida; algunos de ellos sasian su hambre y permanecen hasta dos noches, pero hay otros que no se detienen, para ellos hay bolsas preparadas con comida o fruta, para que en el camino calmen su hambre.
Las Patronas se han hecho amigas del maquinista, para que cuando transite por la zona, su recorrido se haga más lento y así puedan coger su alimento.