La Huelga escuela

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Increíble fue la manera como fue aceptado por la propia Federación Mexicana de Futbol el equipo del Veracruz, debiéndole todavía hasta al lechero o al tendero, y claro esta, en ese grupo que ya echa chispas y espuma por la boca, a los propios jugadores. que habían iniciado su pretemporada al lado de Enrique Meza, pero que ante la carencia de pago, optaron por levantar la bandera de la huelga y de la propia dignidad.
Ya llevando un par de días con los puños hacia el cielo, y con el estomago medio vacío, uno no comprende el hecho de que esa clase de equipo este pegado a doble cola, o mejor dicho a veinte millones de Pesos en la propia Primera Nacional, esperando que ya la cada vez mas inútil Asociación de Futbolistas Profesionales, pongan cartas en el asunto, y ya se eleve por todos los aires, la clase de trato que están recibiendo los valientes y osados jugadores, que a lo mejor por no tener contratos ni de chiste con otros equipos, continúan dentro de un escuadrón que día a día sigue echando lastre, a lo que fue en un glorioso lapso de tiempo el equipo de los Tiburones, aquellos si Rojos, del llamado Veracruz.
Y la Federación, bien gracias, con los ciento veinte millones de pesos recibidos, y ya no compartidos con algún equipo que haya ascendido, sin tener su estadios a modo para jugar en la caricaturesca Primera Nacional.
Lo cierto es que un técnico capaz, honrado y cabal, como lo es Don Enrique Meza, ahora trabaja observando a las fuerzas básicas del equipo que lo contrato, y que vocifero que de hoy en adelante las cosas iban a ser limpias, puras y notablemente transparentes.
Ya casi crucificados los jugadores del Veracruz, con adeudos en algunos casos de hasta cuatro meses sin cobrar, por lo cual su dieta continua siendo a pan y agua, las respuestas que han encontrado por parte de la directiva porteña ha sido la misma, no hay dinero en las arcas, y sigan consumiendo viento, a veces huracanado y otras veces con norte.
La situación es que todo esta parado en el club Veracruz, cada ves mas envestido con el matiz negro, del perfecto luto en cuanto a cuestiones morales y administrativas. -Que tanto, es tantito-diría la parte opresora y tiránica. Y la incertidumbre parece que continuará.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz