Persisten suicidios en Ixhuatlancillo

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

El suicidio en niños y adolescentes con problemas de adicción al cemento y/o al alcohol, sigue siendo una realidad en el municipio indígena de Ixhuatlancillo.
Aunque las cifras ha disminuido considerablemente, el caso más reciente se registró hace dos semanas: sería el primer caso en lo que va del año.
Cecilia Contreras, del Grupo de Mujeres Voluntarias para el Desarrollo de Ixhuatlancillo, señaló que hasta 2013, registraban un promedio de 25 suicidios por año de niños y adolescentes con problemas de adicciones.
A raíz de esto, la comunidad indígena se unió para crear un programa con actividades deportivas, culturales y sociales para arrancar a los niños y adolescentes de las adicciones y evitar que llegaran al suicidio.
El gobierno municipal, en distintas administraciones, dijo, no se ocupado de esta situación, no ha generado espacios deportivos y de recreación, programas y talleres en donde pueda canalizar a estos jóvenes para tener actividades.
Hay niños y jóvenes que siguen dentro de las adicciones, y aunque se ha tratado de ayudarles, no se ha podido avanzar en esos casos, porque se requiere de personas especializadas para brindar la atención.
Muchos padres de familia, hombres y mujeres, tienen que salir a trabajar fuera del municipio, incluso a diversos estados del país, por lo que dejan a sus hijos con los abuelos o tíos, quienes no tienen el control de la educación de esos niños o jóvenes, están prácticamente solos.
Hasta hace seis años, un 70 por ciento de los adolescentes estaban en problemas de adicción; a raíz del trabajo colectivo que se ha hecho, esta cifra ha disminuido considerablemente.
El grupo conformado por mujeres indígenas se ha dado a la tarea de crear talleres de danza prehispánica, prácticas de lectura, convivencias, eventos deportivos y culturales, entre otras actividades.