Crece rechazo a los plásticos

De la Redacción
La guerra contra el plástico apenas comienza pero gana adeptos cada día.
La coordinación de Comercio delIxtaczoquitlánjunto con la Procuraduría del Medio Ambiente, se encuentran notificando a los comercios de ese municipio para dejar de usar y distribuir bolsas de plástico y desechables.
“Como coordinación no estamos fijando por el momento ninguna multa, pero sí invitamos a la ciudadanía a que tome conciencia de que el ambiente tiene un gran daño y tratamos de revertirlo”, argumentó la coordinadora de Comercio de Ixtac, Ángela Sofia Vega Marcelino.
Señaló que la Procuraduría del Medio Ambiente visitará los 1 mil 171 comercios establecidos en el municipio, para exhortar a no dar bolsas deplástico.
La medida prohíbe la entrega y uso debolsasen establecimientos comerciales para transportación, carga o traslado de productos. Loscomerciostendrán que invitar y brindar facilidades a los consumidores para que lleven sus propiasbolsas reutilizables.
Esta nueva norma ambiental inició a implementarla Orizaba en enero de este año, cuando el Cabildo se sumó a las acciones que llevan a cabo varias ciudades del país y se apegó a una política internacional para cuidar el medio ambiente al prohibir la utilización de popotes y bolsas de plástico en mercados, comercios y restaurantes de este municipio.
En ese momento se pidió un lapso de 180 días a partir de esta fecha para que comience a aplicarse, es decir quea partir del próximo julio entrará en vigor.
En la región también la Procuraduría Estatal de Protección alMedio Ambiente(PMA) ha clausurado parcialmentecinesy negocios macrogeneradores debasuraen diferentes municipios de la entidad.
El no dar bolsa de plástico a los compradores es una política que ya aplican supermercados, mercados, farmacias, tiendas de conveniencia, restaurantes y la mayoría de los comercios en la región.
Aunque la mayoría de consumidores son confundidos con estas nuevas medidas, ya que no están sintonizados con la cultura de portar bolsas reutilizabas, y porque los comercios aún no definen qué harán para despachar los productos que van embolsados.