Despide IMSS a 741 médicos y enfermeras

Médicos y enfermeras del IMSS, que exigen ser recontratados, aseguran que los despidieron sin indemnización y que trabajaban sin prestaciones ni seguridad social. Foto especial.

Agencia Reforma

CdMx.- El Seguro Social prescindió de 741 trabajadores del área médica, 371 médicos y 370 enfermeras, que laboraban bajo el régimen de honorarios en Unidades Médicas Urbanas del programa IMSS Bienestar.

Este personal de salud ya no fue recontratado debido a que, por la desaparición del programa Prospera, que entregaba recursos al IMSS Bienestar, se cerrarán 300 Unidades Médicas Urbanas de 315 que operaban en 28 estados.

En un documento del Departamento de Recursos Humanos del IMSS, del que REFORMA tiene copia, se establece que los contratos de 12 médicos y 14 enfermeras terminaron en abril de este año; de 52 galenos y 44 enfermeras en mayo, y de 307 médicos y 312 enfermeras en junio. Todo este personal no fue recontratado.

Las 15 unidades médicas urbanas restantes que no cerrarán, y donde no despidieron a personal de salud, se mantendrán operando “por su alta productividad”, se explica en el documento.

Estas unidades se ubican en Chiapas, Coahuila, Michoacán y Oaxaca; dos en Veracruz, dos en Durango, cuatro en Guerrero y tres en Puebla.

Médicos y enfermeras, que exigen ser recontratados, aseguran que los despidieron sin indemnización y que trabajaban sin prestaciones ni seguridad social.

Alejandro Barrera Trejo, médico que trabajaba en la Unidad Médica Urbana de Jojutla, Morelos, explicó que antes firmaban contratos anuales, pero este año sólo les dieron un contrato por tres meses y, en algunos casos, uno más por otros dos meses.

“Desde ahí teníamos la incertidumbre de si nada más nos iban a contratar 3 meses en este año o qué iba a suceder. También fueron retrasándonos los pagos, y esa es la situación en todos los estados”, indicó en entrevista telefónica.

Subrayó que muchos trabajadores de la salud votaron por Andrés Manuel López Obrador y no esperaban que se tomaran decisiones que afectan al sector.

Afirmó que ya entregaron una carta en Palacio Nacional para solicitar al Presidente que se reabran esas clínicas y ellos sean reinstalados.

“Es triste el panorama. A nosotros, por nuestra parte, porque perdemos el empleo. Hay compañeros que llevan más de 10 años trabajando para este programa y ahorita están perdiendo su empleo”, dijo.

Agregó que también es difícil para la población que atendían, que es vulnerable y no cuenta con seguridad social, porque por ahora se quedan sin recibir servicios de salud.

“Ha sido difícil para la población porque nos manifiestan a nosotros su tristeza porque ahorita van a tener que buscar en dónde atenderse”, expresó.

La médico dijo que se pretende que las personas no aseguradas sean atendidas por el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, pero mientras se concreta su creación estarán desprotegidas.

“Es un plan que va a durar hasta un año en que arranque ese instituto, no es algo que sea inmediato. Entonces, qué va a pasar durante este tiempo con esas personas.

“Hay clínicas de la Secretaría de Salud a las que podrían ir, pero tienen mucha demanda, están saturadas y a veces no pueden atender a toda la población”, aseveró.