Alteran las drogas estructura mental

Carmen Lara
Cortesía

Las personas que tienen algún tipo de adicción ya sea al alcohol, tabaco, marihuana, drogas, etc., son propensas a suicidarse, ya que el consumo implica un factor de riesgo, además de provocarles serios problemas a nivel personal, social y familiar.
Las adicciones como tal son conductas compulsivas en busca de placer, las personas caen en las adicciones porque normalmente estas les generan una recompensa, mencionó el psicólogo Miguel Ángel Romero Ramos.
Las adicciones alteran a nivel biológico la estructura y la bioquímica del cerebro y esto en un principio afecta el funcionamiento correcto o sano del cerebro, con consecuencias en la vida personal.
El consumo se vuelve adicción porque altera la vida cotidiana, consumiéndo el producto en grandes cantidades, orillando a las personas a cometer robos o generar violencia con tal de conseguir la sustancia a la que son adictos.
Cuando se tiene una adicción es muy difícil que se deje por si sola, la voluntad ya no es suficiente, por eso es primordial la ayuda de un profesional, ya sea un psicólogo o psiquiatra ya que en la mayoría de los casos surgen recaídas que pueden generar problemas más graves.
“Generalmente las adicciones son muy propensas en los adolescentes porque biológicamente no se encuentran maduros en cuestión a su cerebro, al menos en las estructuras que se encargan del razonamiento, madurez la resolución de problemas, prevención de riesgos, por esta razón la población de jóvenes es la que se encuentra en mayor riesgo de caer en una adicción”, argumento Miguel Ángel.
Cuando un adolescente cae en una adicción es muy difícil sacarlo de ella, por eso es importante prevenirlo, ya que pueden tener una dependencia física, por la alteración química del cerebro, así como una dependencia psicológica, que son por las emociones o estados que le generen.
Algunas adicciones tienen síndrome de abstinencia y otras no, pero en todas se va generando una tolerancia y eso de alguna manera implica aumentar la dosis o la intensidad del consumo o repeticiones a lo que se sea adicto.