Zeffirelli, el Hermano Sol

Tomas Setién Fernández

Ayudó a Cristo a cargar una cruz en el séptimo arte, dentro de la cinta “Jesús de Nazaret” hizo llorar de emoción a millones de espectadores en lo profundo de las penumbras de las salas cinematográficas con una espléndida cinta en la que el Redentor asumía su presencia como humano más que ser el Hijo de Dios, donde reía, lloraba y al final moría por la humanidad.

“Jesús de Nazaret”, rodada 1977, convirtió en director divino a Franco Zeffirelli, quién dejó este mundo a los 96 años en la ciudad de Roma.

“Jesús de Nazaret”, rodada 1977.

 

Y es que no podía haber sido de otra forma, en un sitio que siempre ha olido a santidad, a persecuciones religiosas, a mártires cristianos… el escenario perfecto para la elevación del espíritu de un magnifico director, como lo fue Zeffirelli.

El creador total, realizó otra bella cinta con aroma a incienso, aquella biografía de San Francisco de Asís titulada “Hermano Sol, Hermana Luna” en el año de 1972, volviendo a poner en boca el cine religioso, que durante mucho tiempo no fue tomado en cuenta para nada, siendo esta cinta la mejor película sobre la vida del santo, con todo y la escena del Hermano Lobo, en la que termina lanzando mordidas a una humanidad carente de cualquier aspecto de bondad.

La doble aureola de Franco fue intelectual hablando de dirección, llevando a cabo filmes como La Traviata (1982) y Hamlet (1986).

Romeo y Julieta, fue tal vez su máximo éxito en taquilla, su versión al drama de los eternos amantes de Verona, quedó grabada para siempre, con las actuaciones de Leonard Whiting (Romeo) y Olivia Hussey (Julieta), filmada en 1968, sin dejar de lado el tema musical que se convirtió en todo un clásico salido del genio de Nino Rota. La historia de amor rompió records de taquilla en la ciudad de México.

Romeo y Julieta, filmada en 1968.

Franco Zeffirelli, un romano más, sin ser Sumo Pontífice hoy parte al reino de Dios, al re-estreno de Jesus de Nazaret, cargando la voluminosa cruz.