Piden detener trabajo infantil

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

El trabajo infantil es una actividad que vulnera sus derechos y que pone en riesgo la vida e integridad de los menores.
Esta es una preocupación latente, por ello, los integrantes de las Redes de Niñas y Niños Difusores de los municipios de la zona, exhortaron a las autoridades a trabajar en política públicas que permita erradicar esta práctica de explotación infantil.
Al participar en la Reunión Regional de la Red de Niñas y Niños Difusores en conmemoración del Día Contra el Trabajo Infantil, en donde Orizaba fue sede, los niños participantes de Orizaba, Córdoba, Yanga, Río Blanco, Ixtaczoquitlán e Ixhuatlancillo dijeron que hay temor de que grandes mafias y grupos criminales sigan explotando a niños para el trabajo forzado, la delincuencia, la trata y la explotación sexual.
Por lo que exhortaron a las autoridades a crear políticas públicas que protejan a los menores, a que se creen foros, espacios y cursos que permitan a los menores conocer sus derechos y capacitarse, que se privilegie la educación de los menores, la salud, la alimentación para que vivan una infancia saludable.
Señalaron que son los niños, los futuros profesionistas, médicos, científicos, políticos, maestros, etc, y desde este momento se les debe de garantizar su derecho a una infancia sana, libre de violencia y de explotación laboral.

‘Deben niños seguir luchando’
Omar Guarneros Martínez, presidente de Cabildo Infantil de Orizaba exhortó a los niños a seguir luchando porque se respeten sus derechos. Se debe de privilegiar el derecho a la educación, a la vivienda y a la alimentación digna. Autoridades, padres de familia, maestros y niños, deben lograr alcanza un bienestar para los infantes.
Por su parte, Olegario, representando a Córdoba, señaló que uno de los crímenes más perversos que hay en contra de los niños es el trabajo infantil con fines de explotación. “Los niños no solamente están perdiendo su infancia, están perdiendo la oportunidad de realizar sus sueños. No solo ellos pierden, también pierde la sociedad porque los adultos van a pasar a ser viejos y van a necesitar de los niños de ahora, porque esos niños que están vendiendo flores o chicles en las esquinas podrían ser los próximos doctores, bomberos o policías”, apuntó.
Yazmín Luna Aguilera, representante de Yanga comentó que las autoridades tienen la responsabilidad de garantizar los derechos de los niños y protegerlos de cualquier explotación económica, evitar que desempeñen actividades que pongan en riesgo su desarrollo mental, espiritual, físico y social.

‘Niños esclavizados’
En tanto, Ana Karen de los Santos Pérez de Río Blanco expuso que el trabajo infantil es un grave problema en el país, en donde los niños deben de trabajar para sobrevivir, para apoyar a la economía familiar o para subsistir.
Sin embargo, hay niños que están en esclavitud y en trata de personas para trabajar o para ejercer la prostitución.
Marisol Contreras García, del municipio de Ixhuatlancillo, señaló que el trabajo en los niños indígenas es una forma de enseñanza de responsabilidad y subsistencia; sin embargo, la ideosincracia de los adultos, indicen en para que los niños dejen de estudiar y se dediquen por completo al trabajo.