El político y el científico

Hands writing on old typewriter over wooden table background

Lic. Christian Alberto Estrada
Hernández, Vicepresidente del
Seminario de Cultura de Orizaba,
Corresponsalía en Orizaba.

Aristóteles, estableció que en la vida el fin del hombre es la búsqueda de la felicidad, misma que consiste en la vida contemplativa. En sus estudios refiere que la ética desemboca en la política, ya que el hombre crea una superestructura llamada Estado, derivada de su propia naturaleza, pues ve al hombre como un animal social, el cual desarrolla sus fines dentro de una comunidad, permitiéndole crear la política, misma que explica su capacidad de comunicarse a través del lenguaje; instrumento que crea una memoria colectiva, que permite dar vida a un conjunto de leyes para diferenciar lo permitido de lo prohibido.
Con estos principios se establecen varios conceptos; Estado, leyes, comunidad, poder, política, que en su conjunto dan vida a la ciencia y a la filosofía política.
Max Weber define la política estrictamente en función del poder, pues ve al Estado como el ente legitimado para imponer a través de la violencia un orden, ya que coercitivamente se dan condiciones favorables para someter al hombre al propio hombre, conjuntándolo con los factores económicos y sociales en donde el hombre se ve obligado por necesidad a actuar. Hacer política y ser político son actividades que difieren en su ser y en su quehacer, por ello esta tarea resulta incomprensible para muchos y practicada por los menos. Weber se pregunta ¿Qué entendemos por política? y refiere que el concepto es muy amplio y abarca cualquier tipo de actividad directiva autónoma.
Por política entenderemos solamente la dirección o la influencia sobre la trayectoria de una entidad política, aplicable en nuestro tiempo al Estado.
Expone cuales serían las cualidades de un político con vocación; entendiéndolo como aquel que se entrega apasionadamente a una causa, quien tiene un sentido de responsabilidad; característica propia de quien ve este arte profesionalmente. Con esto prevé y asume las consecuencias derivadas de sus acciones con mesura, no perdiendo la tranquilidad ante situaciones de riesgo, ni mucho menos actúa irracionalmente. Se habla de un líder carismático, el cual debe ser legitimado por la fe de las masas y que tuviera responsabilidad frente a las mismas.
Siguiendo con el ejemplo vemos como en un principio el carisma es importante pero cuando no se tiene la vocación y el actuar responsable, esto se pierde y ya no se cumplen los fines para los cuales fue conferido el cargo.
Weber nos habla también del papel del científico. Define la ciencia como un conocimiento de los fenómenos del mundo en cuanto tales, como medios apropiados para conseguir ciertos fines en una situación concreta. Con esto se define que la ciencia define de una manera lógica el funcionamiento del mundo, pero nunca su sentido, ya que en ningún momento se puede responder si los hechos que se estudian son valiosos o no, si vale la pena su existencia. Se deja claro que el papel del político y el científico son distintos. Aquí se encuentra la distinción entre el ser y el deber ser, pues el primero actúa en un marco ajeno a la objetividad, la reflexión, sin un método que permita establecer que su actuar es el correcto, ya que como se ve este se encarga únicamente de allegarse de los votos necesarios para acceder al cargo.
Mientras que el segundo en su actuar, es más disciplinado, pues su trabajo se enrola constantemente del análisis, de la reflexión, se encarga de describir el valor de algo sin decir si es bueno o malo pues carece de valoración. Con esto se concluye que la tarea del político es meramente practica e incluso experimental, pues sus acciones no van encaminadas a seguir un método de acción, su labor es a veces irracional porque actúa conforme a los interés que defiende y que son su porque de estar allí, mientras que el científico lucha por hacer de la ciencia el medio que permita transformar el entorno en un contexto sano, con elementos al alcance de todos para mejorar las condiciones de vida y de convivencia. Se denota la preocupación por perfeccionar y enaltecer el trabajo político.
Ver la política no solo desde la óptica cotidiana si no también científica, refiere una tarea no tan fácil de emprender, por las condiciones y aptitudes requeridas.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz