Pumas de Tercera

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Sin lugar a dudas de que el nombre del pueblo bravío y ejemplar del Estado de Veracruz, Paso del Macho, entre otras cosas positivas dejadas a nuestra nación, formando la cuna dentro de su árbol mas alto en el periodismo deportivo nacional. de Manuel Seyde, ni más ni menos, que la mejor pluma de todos los tiempos observando y colocando latigazos sobre el balompié azteca rentado, el fue el que determinó el mote de ratones verdes para la Selección Mexicana llamada grande, resulto de buena suerte para las coronaciones de los Pumas de la Universidad, que apenas el domingo pasado allá en Ciudad Juárez, lograron su primer bicampeonato dentro del circuito de la Tercera División rentada, empatando con FC Juárez.
Los universitarios lograron el título entre los equipos que no desean el ascenso, y que optan por continuar librando una que otra llama, para continuar preparando a su gente dentro de un futbol, que si para muchos no tiene ningún chiste o gracia, en cambio para la formación de jóvenes sedientos de gloria, resulta de primera, por lo cual la directiva azul y oro ha continuado con su marcha ya impresionare en victorias y en títulos obtenidos, desde hace tiempo en el llamado limbo del futbol azteca rentado.
Y si al principio del comentario redactábamos el nombre de Paso del Macho, se debe a que una de sus coronaciones festejada con agua clara y cristalina y nunca con champaña, fue por aquella gran final del mínimo circuito de ascenso, entre los Pumas y Paso del Macho, definido en la hermosa cancha de la Cantera, en sitio netamente universitario, ahí a unas cinco cuadras de distancia del llamado Estadio México 68.
Paso del Macho luego de empatar a cero goles con aquellos universitarios que eran dirigidos por Carlos El Sobuca Garcia, casi conmocionaron a la critica del Distrito Federal, cuando el cuadro a la perfección dirigido por Alejandro Anaya Canseco en el partido de vuelta, arbitrado por Armando Archundia, tan aceptaron el duelo de poder a poder con los Pumas, que terminaron mandando el partido hacia los tiempos extras, y hacia el gol de oro, luego de quedar cero por cero en los trepidantes noventa minutos de acción.
Y bien pudieron ganar los pupilos del Profesor Anaya. solo que una falla garrafal de su delantero Cerilla casi fusilando al portero universitario, les impidió ganar, para en la jugada siguiente aceptar el gol, que venció el arco gallardamente vigilado por Christopher Olavarrieta, quedando asentada la máxima hazaña de un equipo de provincia en una final de Liga del futbol organizado, celebrado en México, con el sello de la Tercera División Profesional (hoy Liga TDP).

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz