Amenaza a joven pena de muerte por actos cometidos cuando tenía 10 años

Foto Depositphotos

Redacción

La vida del joven Murtaja Qureiris. de 18 años, podría terminar por actos que cometió cuando tenía 10 años, denunciaron agrupaciones de Derechos Humanos que siguen su caso.

Qureiris, fue arrestado a la edad de 13 años, en septiembre de 2014, y desde entonces ha estado en la cárcel por haber participado en protestas en contra del gobierno e incluyen la posesión de un arma de fuego y haberse unido a una organización terrorista, según publica el diario The New York Times.

Las agrupaciones de DH consideran que una sentencia de muerte para el joven sería una de las violaciones más atroces del mundo a la seguridad jurídica de los niños.

“Hay pocas violaciones más serias al derecho internacional que la ejecución de un niño”, afirmó Maya Foa, directora de Reprieve, uno de estos grupos de derechos humanos, citada por el Times.

Al solicitar la pena de muerte para Murtaja, “el régimen saudita está haciendo patente su impunidad ante el mundo”, agregó.

La Organización Europea Saudita para los Derechos Humanos, la cual ha trabajado este caso durante años, mencionó la semana pasada que había confirmado por primera vez que el fiscal acusó a Murtaja en agosto de 2018, en relación con su participación en las protestas y recomendó que fuera ejecutado.

El grupo de derechos humanos también comentó que Murtaja estuvo detenido durante años sin ninguna acusación, en confinamiento solitario y sin acceso a un abogado.

En un vídeo difundido por la cadena estadounidense CNN, Qureiris, un saudí de la corriente minoritaria musulmana chií del este del país, sonríe ante la cámara al comenzar su “gesta” al encabezar una protesta contra el régimen de los Saud.

Las ejecuciones —por lo general por decapitación— son comunes en Arabia Saudita; los grupos de derechos humanos afirman que casi siempre ocurren después de años en prisión, tortura y juicios simulados.

De acuerdo con un informe de Amnistía Internacional, durante los primeros cinco meses de 2019, las autoridades sauditas han ejecutado al menos a 110 personas.

Un reporte de la agencia EFE informó en abril que las autoridades sauditas informaron de la ejecución de 37 personas acusadas de “terrorismo”.

No sólo agrupaciones humanitarias han protestado por el hecho. El Parlamento de Austria exigió el cierre del Centro Internacional de Diálogo Interreligioso Rey Abdullah Bin Abdulaziz (Kaiciid), situado en Viena, si se ejecute a un joven opositor de 18 años sentenciado a muerte por Riad.